7:16 - Lunes, 20 de mayo 2019
Redes Telecom > Reportajes > Comunicaciones > El CPD se viste de verde

Comunicaciones

El CPD se viste de verde

Nadie discute el hecho de que para las empresas que tienen CPDs, el costo de la electricidad (proveniente en gran medida de los sistemas de refrigeración) es una preocupación más que importante. Los proveedores de estos equipos desarrollan en España tecnologías punteras que intentan mejorar estos sistemas en favor de un ahorro de recursos y no dudan a la hora de destacar las ventajas de Power & Cooling en una óptima gestión de un CPD.
escrito por: Gustavo Ciuffo21 de septiembre 2010
Imprima esta noticia

Por Gustavo Ciuffo   “Compra verde, ahorra verde” fue un lema muy difundido hace algunos años atrás. Como consecuencia, muchas empresas comenzaron a acercarse al concepto de Green Technology. Hoy en día ya nadie discute las ventajas que tienen las tomas de decisiones inteligentes en materia de proyectos ecológicos. De hecho, además de los beneficios incuestionables en cuanto a sostenibilidad, las mejoras suelen recuperar por sí mismas las inversiones que se han realizado. En lo que respecta a las empresas que tienen CPDs, es obligado reconocer que los costes de la factura eléctrica es una de las preocupaciones más importantes. En ese sentido, el papel que tienen los sistemas de refrigeración dentro de este consumo es fundamental. En España hay una buena cantidad de proveedores que desarrollan tecnologías punteras para mejorar estos sistemas a favor de un ahorro de recursos y los responsables de estas compañías no dudan a la hora de destacar las ventajas de Power & Cooling en el trabajo diario de un centro de datos.

Soluciones green
Una de las primeras cuestiones que vale la pena plantearnos a la hora de hablar de Power & Cooling es qué hace que un sistema de refrigeración sea eficiente y cuáles son las últimas novedades a la hora de pensar en sistemas que contribuyan al cuidado medioambiental. Se calcula que el consumo eléctrico de todos los centros de datos del mundo durante un año se acerca a los 40.000 millones de kilowatios por hora. Hasta hace poco representaban un dos por ciento de la energía mundial, pero ahora están elevando sus consumos de manera exponencial. Estos datos los aporta Diego Astrada, Marketing Manager APC by Schneider Electric para España y Portugal. Consultado por REDES & TELECOM, el directivo de APC nos explica también que los centros de datos pueden aumentar su eficiencia mejorando el diseño interno de los dispositivos de la NCPI, ajustando el dimensionamiento de estos componentes para que coincidan más con la carga informática efectiva y con nuevas tecnologías que reduzcan la necesidad de potencia eléctrica. “La solución ideal para los centros de datos es aquella que está prediseñada y que se adapta y amplia en función de los requerimientos de los centros de datos. Es muy importante la continuidad de su funcionamiento para asegurar y aumentar los ingresos. No podemos permitirnos un corte en el suministro porque el tiempo de inactividad supone un coste enorme. En este sentido, hemos de reforzar el Green IT. Es clave la mejora de la eficiencia de los centros de datos para asegurar la reducción del consumo de la energía. Para ello, es necesario que se implanten políticas sobre la estandarización de servidores que facilite el funcionamiento de los programas de virtualización y mejore la eficiencia energética de los sistemas de refrigeración y que todos los centros de datos ‘comuniquen’ su eficiencia energética a través de un programa de mejora continua y usando las medidas estandarizadas de PUE o DCiE”, destaca el directivo.
Por su parte, Sergio Ferrer, responsable de Marketing y Canal de Emerson, asegura que un sistema de refrigeración eficiente se traduce en una reducción del impacto ambiental y de los costes energéticos asociados. “Actualmente –explica Ferrer– los productos eficientes son aquellos sistemas que ofrecen la posibilidad de graduar el funcionamiento de acuerdo con las necesidades reales del equipamiento, adaptando el gasto de energía a la carga real de trabajo. Este ahorro se logra en gran medida al cambio de ventiladores EC y a la tecnología digital de desplazamiento, que distribuye el aire manteniendo la temperatura y la humedad en los niveles adecuados para los servidores. Además, dispositivos como el Liebert CRV funcionan para crear la refrigeración pasillo frío/pasillo caliente. Así, recogen el aire del pasillo caliente, lo filtran, acondicionan y lo envían al pasillo de aire frío, dirigiéndolo hacia los servidores y otros dispositivos de TI, lo que se traduce en una reducción significativa en los costes energéticos y de los puntos de calor”.

Reducción de consumo
Como se sabe, el costo de la electricidad es una pre ocupación por parte de las empresas de CPDs. El papel que tienen los sistemas de refrigeración dentro de este consumo es de vital importancia y los fabricantes intentan día a día mejorar estos sistemas a favor de un ahorro de recursos. José Manuel Armada, director de ingeniería de clientes de Interoute Iberia, explica muy claramente esta idea. “Según los datos de mercado, con cada servidor físico que se elimina del centro de proceso, evitamos emitir 3,5 toneladas de CO2 por año, lo que equivale al aire que recicla un bosque de 250 árboles”, señala el directivo, quien añade también que el coste de refrigeración puede llegar a suponer “casi la mitad de los costes de mantenimiento del centro de datos”, dependiendo de la antigüedad del mismo. Lo cierto es que la utilización de técnicas de free cooling, los recuperadores de calor, el sistema de cogeneración y las torres de enfriamiento son herramientas que están a la vanguardia de las soluciones en este rubro. A estos recursos se unen –tal como señala Armada– iniciativas que resultan relativamente fáciles de implementar en la construcción de nuevos centros de datos, como la limitación de la disponibilidad eléctrica por rack, el impedimiento de la mezcla de corrientes de aire o la realización de las configuraciones de bastidores en pasillos fríos.
  Si bien la refrigeración es un elemento importante a la hora de pensar en el buen funcionamiento del CPD, no es menos cierto que refrigerar en exceso un equipo puede suponer un uso ineficiente de la energía. La mayoría de centros de datos refrigeran los equipos basándose en las recomendaciones de carga de potencia de los fabricantes, pero debido a que estos últimos normalmente basan sus estimaciones de consumo energético en condiciones de cargas puntas todo el tiempo -una condición que raramente se cumple– la mayoría del tiempo el equipo estará sobre-refrigerado. A propósito de esto último, Javier Martínez, director técnico de NetApp Iberia, sostiene que en su compañía, a lo largo de los años, han ido incrementando gradualmente la temperatura para ahorrar de varias maneras: necesitamos menos refrigeración en nuestros centros de datos, podemos conseguir más horas de refrigeración gratuita utilizando el aire exterior, y podemos incrementar la temperatura del agua en nuestros enfriadores para maximizar su eficiencia. “También ahorramos energía utilizando mecanismos de frecuencia variable en nuestros aparatos de aire. En lugar de que los ventiladores funcionen al cien por ciento de velocidad –explica el directivo de NetApp–, los transmisores de frecuencia variable varían la velocidad de los ventiladores dependiendo de lo que en ese momento se necesite refrigerar el equipamiento TI, sobre una base secuencial. Los sensores monitorizan continuamente las temperaturas y las velocidades de los ventiladores se ajustan automáticamente para incrementar las velocidades del aire en las áreas más calientes y reducirlas en las áreas más frías. La energía ahorrada reduciendo la velocidad del ventilador es exponencial: una reducción del 50 por ciento en la velocidad del ventilador da como resultado una reducción del 87 por ciento en el consumo eléctrico”.
Códigos de Conducta Los data centers son responsables de buena parte del consumo de electricidad en los países desarrollados. Cabe preguntarse, en este sentido, cuáles son las políticas públicas que regulan este sector y qué están haciendo los proveedores para adaptarse a estas normativas. Para Xavier Domenech Pretus, responsable I+D de Saifor. “Todas las políticas públicas van en la dirección de reducir el consumo energético y mejorar la eficiencia de los sistemas que forman el centro de datos. Saifor como proveedor de soluciones de refrigeración para centros de datos desarrolla productos adaptados a los nuevos requisitos, como son las unidades HDC pensadas para poder trabajar con temperaturas de agua elevadas y de impulsión de aire elevadas, y que se adaptan perfectamente a los sistemas de refrigeración de agua de tipo free-cooling”. Como decíamos anteriormente un servidor estándar produce aproximadamente 2,5 toneladas de CO2 anualmente, lo que significa que dos servidores tienen prácticamente el mismo impacto en el medio ambiente que un coche. Diego Astrada, se refiere, en este sentido, a la labor que realiza su compañía para estar en sintonía con las normativas europeas y reducir el impacto de estos consumos. “Para fomentar la eficiencia de los centros de proceso de datos, la Unión Europea dispone de un Código de Conducta para los centros de proceso de datos, al que Schneider Electric se adhirió desde sus inicios. El objetivo es reducir el impacto medioambiental y económico del consumo energético en constante crecimiento de estas infraestructuras de IT. Por otra parte, APC by Schneider Electric también contribuye en otras iniciativas y forma parte de The Green Grid, un consorcio de empresas comprometidas en el diseño de productos electrónicos e informáticos que optimicen el consumo energético. Además, está comprometida con el cumplimiento de las recomendaciones de los índices que promueven los distintos gobiernos y organizaciones, como el Energy Star”.

Tendencias
La eficiencia de los procesadores ha mejorado mucho en los últimos tiempos y todo parece indicar que se seguirá en esa línea. Entre el año 2000 y el año 2009 un rack ha podido aumentar en 27 veces la capacidad de proceso y el calor disipado ha aumentado en diez veces, pasando de 2kW por rack a 20kW. Vale la pena mencionar, aunque sea muy brevemente, cuáles son las demandas de los clientes y qué tendencias marcarán los próximos tiempos. “Nosotros creemos que esta tendencia de que aumenten las cargas térmicas por rack se va a mantener, haciendo que muchas instalaciones concebidas para una baja densidad de cargas térmicas dejen de servir para los nuevos requerimientos, salvo que se apliquen tecnologías que permitan hacer convivir las zonas de baja densidad con alta densidad como es el caso de soluciones de liquid cooling tanto con agua fría como con CO2. De esta manera se consiguen neutralizar los puntos calientes sin necesidad de tener que construir un nuevo CPD, que desde luego es lo menos económico. Por supuesto, la eficiencia energética seguirá siendo uno de los motores de los cambios en las tecnologías de refrigeración”, nos explica David Romanos Tabuenca, jefe de producto AITCS de TROX España. Para Emerson, el futuro pasa por ofrecer soluciones compuestas de SAIs, equipos de refrigeración de precisión (HPAC), software de monitorización, PDUs y otros servicios postventa. “La prioridad es ofrecer soluciones integrales, pero adaptadas a las necesidades de cada empresa”, comentan desde la compañía. Desde Saifor se apuesta por el sistema CUBO que permite contener el aire de pasillos calientes o fríos y la unidad de refrigeración HDC que posibilita atacar el calor allí donde se genera o el sistema de monitorización KeepCool. “Aunque la eficiencia de los procesadores ha mejorado mucho, lo cierto es que la carga de calor en los racks sigue creciendo. Esto obliga a utilizar configuraciones donde no exista mezcla entre aire caliente y frío y sistemas de refrigeración que sean capaces de neutralizar el calor en el mismo punto donde se genera”, argumenta Xavier Domenech Pretus.
  Hay una última variable que merece ser destacada y que tiene que ver con las posibilidades que la virtualización ofrece al campo del Power and Cooling. En este sentido, desde NetApp Iberia nos explican que la compañía aporta una serie de funcionalidades que permiten reducir el espacio que consume la cabina (deduplicación, clonado, thin-provisioning); sistemas con los mejores niveles de protección para los datos (RAID-6, backups mediante snapshots y replicación de los datos a otras cabinas de forma síncrona o asíncrona); con el nivel de rendimiento que cada organización o entorno necesita. “Los sistemas de almacenamiento de NetApp proporcionan una gestión de los recursos de disco virtualizados, de forma que el administrador deja de gestionar los componentes individuales y se puede centrar en la prestación de servicios, flexibles y fiables para su organización. Nuestros sistemas han sido pioneros en la utilización de muchas tecnologías (snapshots, RAID-6, iSCSI, FCoE, o deduplicación) y en muchas de ellas seguimos teniendo una ventaja tecnológica que nos diferencia y que hace que nuestros sistemas sean más eficientes, flexibles y sencillos de manejar”, explica Javier Martínez, el director técnico de NetApp. Por su parte, José Manuel Armada, director de ingeniería de clientes de Interoute Iberia, asegura que la mayoría de los servidores alojados en los centros de datos funcionan aún al 15 o al 20 por ciento de su capacidad real, por lo que están infrautilizados. El responsable destaca que con máquinas virtuales que dan acceso a servicios alojados en la Red como las que usa su compañía, este ratio podría alcanzar el 80 por ciento con menor inversión y más flexibilidad. “Los clientes piden sistemas ecológicos, eficientes, económicos y flexibles. Prueba de nuestro empeño por ofrecer a las empresas los servicios que necesiten –en cada momento sin más obligaciones– es nuestra recién estrenada estrategia Unified ICT o TIC Unificadas, que incluye la infraestructura de acceso y transporte (Unified Connectivity), la plataforma para transmisión en tiempo real de voz, datos y multimedia (Unified Communications) y la integración de aplicaciones y recursos de los usuarios en sus escritorios (Unified Computing)”, destaca el directivo.
  Para concluir, nos quedamos con un dato proporcionado por Astrada, que es revelador sobre la situación futura y no deja dudas respecto a la importancia que debe tener una buena gestión de Power & Colling: hacia el 2050, el consumo de energía se habrá duplicado. En cambio, las emisiones de CO2 se tendrán que haber reducido un 50 por ciento para hacer frente al cambio climático. La eficiencia energética es el camino para afrontar todos estos desafíos y superarlos. El mercado exige soluciones que hagan frente a estas necesidades y, tal como hemos explicado, se está trabajando a conciencia para cumplir estos objetivos. –


Redes Telecom > Reportajes > Comunicaciones > El CPD se viste de verde
  • más visto
Powered by WebShareContentBPS Business Publications SpainArsys
© 2019 BPS Business Publications Spain S.L. Todos los derechos reservados.
Si quiere estar informado, suscríbase gratis a los boletines de noticias TIC.