3:40 - Viernes, 26 de abril 2019
Redes Telecom > Reportajes > Comunicaciones > LTE despega en España

Comunicaciones

LTE despega en España

Después de muchos titubeos, el 4G llegará a los usuarios. Los conflictos con las frecuencias han sido uno de los escollos a superar.
escrito por: Humberto Minaya04 de junio 2013
Imprima esta noticia

El despliegue de LTE en España ha sido una quimera hasta hace nada. Las iniciativas lanzadas ahora por Yoigo y Orange dinamizarán este mercado que parecía no tenía futuro en España. Lo cierto es que nuestro país es un entorno propicio para el desembargo de LTE o 4G. La penetración masiva de dispositivos móviles de última generación dentro de nuestras fronteras es una realidad, por tanto, si la tecnología en forma de smartphones y tablets ya está en la calle, queda complementarla con redes que ofrezcan todo el potencial que esos equipos pueden soportar. REDES & TELECOM ha consultado a expertos de Huawei, Ericsson y Alcatel-Lucent para charlar sobre la marcha de LTE en en estos momentos.

LTE

Las operadoras y los proveedores de servicios han tenido que hacer frente a distintos problemas para poder ofertar LTE. Gran parte de esos problemas han estado relacionados con la disponibilidad de las bandas de frecuencia para esta tecnología. La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI) autorizó tres bandas de frecuencia para 4G: 800 MHz, 1800 MHz y 2600 MHz. Actualmente, la de 800 MHz está ocupada por la TDT y la de 1800 por el 2G y el 3G. ¿Qué ocurre con la de 2600?

José Manuel Huidobro, sr. account marketing manager en Huawei, explica que “no es que la banda de 2600 MHz no cumpla con los requisitos para ser una candidata a ofrecer servicios de 4G (LTE), sino que dadas las características de propagación de las ondas radioeléctricas, a mayor frecuencia, menor alcance y capacidad de penetración en interiores, por lo que desplegar una red en 2600 MHz requiere de más antenas (eNB) para lograr la misma cobertura que si se hiciera en las bandas de 800 y 1800 MHz y, por tanto, una mayor inversión”.

Esto es lo que sucede cuando se habla de interiores, sin embargo, Huidobro matiza y añade que en Huawei consideran que la banda de 2600 MHz “sí puede resultar muy adecuada para dar servicio en zonas urbanas, con alta densidad de usuarios, ya que a mayor frecuencia mayor capacidad de ancho de banda. Lo ideal es lograr un equilibrio entre una inversión necesaria y capacidad requerida”.

Fernando Corredor, director tecnológico de redes móviles de Alcatel-Lucent, dice también que aunque la banda de 2600 MHz “cumple perfectamente con los requisitos técnicos necesarios para realizar despliegues de LTE, las bandas de frecuencias más bajas como la de 800 MHz son más favorables desde el punto de vista de la propagación de radio y penetración en interiores. Estas características se traducen en un considerable ahorro de costes a la hora de desplegar una infraestructura nueva para LTE, ya que permite reducir de manera sustancial el número de emplazamientos necesarios para poder la cobertura y la capacidad deseada. En cualquier caso, parece claro que los operadores también usarán la de 2600 MHz para complementar a la de 800 MHz en zonas urbanas de alta densidad”.

La Unión Europea ha puesto como fecha límite el 1 de enero de 2015 para la banda de 800 MHz esté disponible para LTE. Esta banda está ocupada ahora por la TDT y hasta que no quede liberada mediante una nueva asignación de canales el 4G no podrá correr por ella. Por ello, tanto Yoigo como Orange se han visto obligadas a lanzar sus planes de LTE en la banda de 1800 MHz, la primera, y en las de 1800 y 2600 MHz, la segunda. Pero está claro que para una implantación masiva de 4G lo más beneficioso es alcanzar esa liberalización lo antes posible, lo que se ha denominado ‘Dividendo Digital’. Otro dato importante es la ausencia de Telefónica,, motivada, parece ser, por las dudas en cuanto a una rentabilidad inmediata fruto del despliegue de LTE en el país.

Colaboración con las operadoras

LTE

Extender un marco de comunicación para sacar adelante los proyectos de LTE es vital para el éxito en la implantación de esta tecnología en España. José Manuel Huidobro confirma que Huawei “está colaborando con los operadores y ya se han realizado numerosas pruebas y pilotos de LTE para tener todo listo y, en el momento que se decida, estar capacitados para realizar un suministro y despliegue rápido. Todas las dificultades que se pueden presentar ya habrán sido analizadas y, en su caso, resueltas, por lo que se podrá garantizar un servicio óptimo y de calidad”.

Ilyana Guzmán, directora de comunicación de Ericsson Ibérica, sostiene que 4G “ocupará un lugar clave para el desarrollo de España y para alcanzar las metas de la Agenda Digital aprobadas por el Gobierno recientemente. Por tanto, no podrá ser de otro modo sino desde la colaboración, que Ericsson con su clientes, reguladores y comités técnicos, contribuya a planificar y buscar las alternativas óptimas para el despliegue de LTE en España”. Cabe destacar que la propia Ericsson ha sido la que ha firmado el acuerdo con Yoigo para la construcción de la red LTE de esta operadora sobre la banda de 1800 MHz.

Fernando Corredor cree que la clave está “en ayudar a los operadores a entender el despliegue de LTE con un enfoque algo diferente a la forma en la que se abordó el de tecnologías menos disruptivas como 3G”. Corredor declara que la “introducción de las estaciones radio compactas de baja potencia y reducido peso y tamaño (small cells) juega un papel fundamental para poder abordar los retos de un despliegue de LTE y hacerlo de una manera rápida, efectiva, con un coste por bit reducido y proporcionando la experiencia de usuario esperada en todos los entornos, especialmente en las zonas de mayor concentración de usuarios”.

El integrante de Alcatel-Lucent añade que una de las grandes ventajas de las small cells “es un su gran facilidad de despliegue, pues se pueden instalar en lugares donde hoy en día no es posible ubicar una estación base tradicional como las farolas o las fachadas y, por tanto, hacerlo en el lugar óptimo para proporcionar la ganancia de cobertura y/o capacidad necesaria. Así pues, creemos que será necesario desplegar este tipo de redes heterogéneas, donde un despliegue de estaciones base tipo ‘macro’ tradicional, fundamentalmente en frecuencias bajas como la de 800 MHz, es complementado con small cells operando en otras frecuencias como la de 200MHz”.

Beneficios empresariales

LTE

En medio de una crisis económica enquistada, cualquier ayuda que incentive la productividad y los negocios es de gran ayuda.¿Puede LTE convertirse en un aliado para las empresas y los trabajadores? Nuestros protagonistas lo tienen claro. Sí.

Ilyana Guzmán comenta que en diversos estudios realizados por Ericsson han documentado “la importancia de la inversión en banda ancha móvil y sus beneficios para cualquier país, tanto en el sector público como en el privado”. Guzmán cita un informe de 2011 realizado en 33 países, en colaboración con Arthur D. Little y la Universidad Tecnológica Chalmers en Suecia, que mostró “que al doblar la velocidad promedio de su banda ancha móvil, una economía puede aumentar su PIB un 0,3%. En términos de penetración, un estudio adicional nos muestra que cada incremento del 10% de penetración de banda ancha sube un 1% el PIB”. La representante de Ericsson recuerda que la falta de LTE hace “perder oportunidades en términos de creación de empresas, de productividad y de eficiencia, así como la falta de nuevos modelos de negocio para las grandes industrias y mejores servicios para los ciudadanos popr parte de las administraciones públicas”.

Fernando Corredor cree que la llegada de LTE “cambiará los hábitos de consumo y el concepto de banda ancha móvil, y se podrá eliminar la barrera que hoy existe con 3G frente a la banda ancha fija. El gran ancho de banda y el rendimiento proporcionado por LTE permite mejorar enormemente la experiencia de usuario. En el ámbito empresarial, esto no sólo se traduce en un aumento de la productividad, ya que el usuario agiliza sus tareas, sino que además abre las puertas a nuevos modelos de negocio y planes comerciales, a tiempo que permite habilitar un nuevo ecosistema de aplicaciones y servicios que hoy en día no pueden desarrollarse porque están limitados por la capacidad de ancho de banda y el retardo de la tecnología 3G existente”.

José Manuel Huidobro dice que con LTE “se puede ofrecer una serie de servicios mejorados con respecto a la 3G, con mayor velocidad y menor latencia, por lo que resulta muy adecuado para aplicaciones en tiempo real y que requieren calidad de servicio, como telepresencia, multimedia, VPN, escritorio o M2M, entre otras. En definitiva, una mejor experiencia de usuario y la opción de crear nuevos modelos de negocio”.

Posibles conflictos con el roaming

LTE

Todo esta mezcla de frecuencias y el ritmo dispar de implantación de LTE en todo el mundo plantea ciertos interrogantes en lo que roaming se refiere. ¿Funcionará mi dispositivo correctamente si salgo de mi país? ¿Podré acceder a todos los servicios de los que dispongo?

Fernando Corredor opina que el gran desafío al que habrá que hacer frente “será el hecho de que no todos los terminales LTE van a soportar, al menos al principio, todas las posibles bandas de frecuencias que haya desplegadas en los diferentes operadores de todo el mundo. Por lo tanto, habrá usuarios que no puedan disfrutar de las capacidades LTE al visitar otros países. Y aunque en Europa este impacto tienda a minimizarse con el tiempo, no será así en el caso de usuarios europeos que viajen a Estados Unidos o Asia y viceversa”.

Por su parte José Manuel Huidobro subraya que el tema del roaming “es uno de los problemas aún por resolver en LTE, ya que son muy numerosas las bandas de frecuencias que se pueden usar (más de 20), además de que el estándar aún no está al completo al 100%, como sucede por ejemplo con el GSM y el UMTS, y que por tanto ha facilitado su adopción masiva. En LTE, al ser una red basada en IP, la señalización, gestión de llamadas, tráfico y facturación es diferente y quedan aún algunos problemas de interoperabilidad por resolver, además de que puede funcionar en modo FDD o TDD, lo que viene a complicar aún más el escenario”.

Ilyana Guzmán, por último, no cree que LTE plantee “muchos más problemas que las tecnologías anteriores”. Para ella, “los fabricantes más importantes de smartphones y otros dispositivos ya contemplan en sus catálogos dispositivos multi-banda. Lo que sí observamos es que 1800 MHz se está convirtiendo en la banda de roaming global para LTE”.

El proyecto de Orange

Orange LTE

Al igual que hemos contado en este número de REDES & TELECOM con Yoigo, Orange se prepara para comercializar servicios de LTE en España. La compañía acometerá una inversión de 1.100 millones de euros para desplegar esta tecnología en 15 ciudades para llegar a más de 12 millones de habitantes.

El 8 de julio verá la luz verde la primera parte de este proyecto en seis ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y Murcia. Para finales de año, se sumarán otras 9 ciudades con cobertura: Zaragoza, Bilbao, A Coruña, Palma de Mallorca, Las Palmas, Alicante, Córdoba, Valladolid y Vigo. En 2014, Orange continuará con el despliegue de LTE para cubrir todas las capitales de provincias españolas.

De los 1.100 millones invertidos, 400 corresponden a la modernización de la red de acceso y transmisión y 700 a las inversiones específicas en la tecnología 4G, incluyendo la adquisición de espectro de 800 MHz y 2600 MHz.

Para Jean Marc Vignolles, consejero delegado de Orange, “la comercialización de nuevos servicios 4G en España confirman la apuesta de Orange por la innovación y la inversión en despliegue de infraestructuras de súper banda ancha en España. Lo que hemos invertido los últimos años en renovar nuestra red nos sitúa en una inmejorable posición para liderar esta tecnología en España y contribuir al desarrollo de la Sociedad de la Información”.

Para prestar sus servicios 4G, Orange utilizará inicialmente sus frecuencias en las bandas de 1.800 MHz y 2.600 MHz. Posteriormente, la firma hará también del espectro en 800 MHz, aprovechando el adelanto en la liberalización del llamado ‘Dividendo Digital’. En la licitación que tuvo lugar en verano de 2011, Orange consiguió la adjudicación de 20 MHz en la banda de 800 MHz y de 40 MHz en la banda de 2.600 MHz, que se añaden a los 40 MHz que ya disponía en la banda de 1.800 MHz. Con la utilización de las frecuencias de 1.800 MHz y 2.600 MHz, Orange ofrecerá una navegación más rápida, que puede alcanzar niveles de pico de hasta 150 Mbps.

Para el despliegue de 4G, Orange se apoyará en sus emplazamientos actuales, que superan las 15.000 estaciones a lo largo de todo el territorio nacional. El uso de esta red permitirá ofrecer una cobertura adecuada para los clientes. Orange dispondrá de smartphones, tablets y otros dispositivos 4G de fabricantes como LG, Sony, HTC, Huawei O Samsung.

Vodafone también se pronuncia

Al cierre de este reportaje, Vodafone anunciaba también su propuesta de 4G, que se habilitaba para el 29 de mayo en siete ciudades españolas: Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla y Valencia. El despliegue inicial de 4G de Vodafone se ha realizado sobre las frecuencias de 1800 y 2600 Mhz. No obstante, el despliegue posterior se agilizará cuando se libere la banda de frecuencias de 800 Mhz.

Redes Telecom > Reportajes > Comunicaciones > LTE despega en España
  • más visto
Powered by WebShareContentBPS Business Publications SpainArsys
© 2019 BPS Business Publications Spain S.L. Todos los derechos reservados.
Si quiere estar informado, suscríbase gratis a los boletines de noticias TIC.