15:04 - Lunes, 24 de abril 2017
Redes Telecom > Reportajes > Infraestructuras > España ya puede presumir de 4G

Infraestructuras

España ya puede presumir de 4G

La tecnología móvil de nueva generación se asienta en nuestro país. Los operadores se han puesto las pilas invirtiendo en sus redes para ofrecer más cobertura y servicios de valor añadido como VoLTE y vídeo. Su futuro es prometedor y llegará a coexistir con el 5G.
escrito por: Cristina Albarrán12 de septiembre 2016
Imprima esta noticia
España ya puede presumir de 4G

El último informe de 5G Américas acerca de las conexiones LTE en el mundo indicaba que en marzo de 2016 se habían superado los 1.000 millones de conexiones de este tipo a escala global. Dicho documento ponía de manifiesto, sin embargo, que Europa Occidental tenía un porcentaje menor en comparación con otras regiones lo que implica que en España la penetración sigue siendo baja, una situación que se debe, de acuerdo con Silverio González, responsable de tecnologías de acceso móvil de Nokia, a tres razones: “la crisis económica que está afectando duramente a Europa, el exceso de Regulación Europeo del Mercado de las Telecomunicaciones y la cantidad muy superior de operadores en comparación con otras regiones”. A lo que añade “en el caso de Estados Unidos, otro factor adicional muy importante es la evolución de las redes CDMA directamente a LTE sin pasar por UMTS, lo cual ha acelerado enormemente la introducción de LTE”.

También Javier Fernández-Amigo Barranco, director general de Operaciones de Neutra Network Services, cree que esta ralentización se debe a varios factores que han intervenido de manera simultánea. A saber:

-           Las elevadas inversiones realizadas por los operadores para la obtención de las licencias de 3G (UMTS) han lastrado los operadores en Europa, provocando un retraso en el despliegue y amortización de dichas redes y, como consecuencia, una posición más conservadora en el despliegue de 4G.

-           Las operadoras norteamericanas con CDMA han adoptado LTE con más entusiasmo que sus homólogas europeas con W-CDMA, a lo que se suma el hecho de que la 3G en Europa ya es “bastante buena”.

-           La fuerte demanda de tráfico de datos que hay en los países asiáticos (en Europa, el tráfico móvil promedio de cada línea activa fue de unos 800 MB mensuales, mientras que en Japón fue de 1,3 GB y en Corea del Sur alcanzó los 2 GB), ha hecho que los operadores de estos países hayan realizado importantes inversiones en la tecnología de datos más avanzada en el momento: 4G-LTE

“No obstante, si bien Europa no tiene una posición de liderazgo en el despliegue de LTE, con casi 150 millones de usuarios a finales de 2015, está claramente consolidada como la tercera región del mundo en esta tecnología”, declara (véase cuadro adjunto).

Para Guillermo Quintana, director de Banda Ancha Móvil de Ericsson Iberia, este retraso es simplemente una cuestión de evolución temporal. Corea del Sur, Japón y Estados Unidos tomaron la decisión estratégica de ser pioneros y explotar al máximo lo antes posibles los beneficios de esta nueva generación móvil, ayudados por una disponibilidad más temprana de espectro radioeléctrico. De este modo, estos países comenzaron antes a disponer de las mejores prestaciones en servicio móvil. En Europa, debido a un proceso más tardío en la liberación de bandas de frecuencia clave para el servicio, la evolución va ligeramente por detrás, pero en un camino constante de incremento de penetración y capacidades. No obstante, cree que “los conceptos de 4G y de 4G+ son ya familiares a la mayoría de los ciudadanos como sinónimo de servicio excelente, de forma que los operadores tienen en su mano la oportunidad de reducir esta diferencia mediante los adecuados planes de inversión en cobertura y capacidad. Como recogemos en el último Ericsson Mobility Report, en 2021 Europa occidental tendrá una penetración del 95% de los usuarios sobre 4G, al mismo nivel de los mercados más avanzados”.

En este sentido, Ignacio Urrutia, manager de Planificación Estratégica de Red y Soporte al Negocio de Orange España opina que a escala regional (tomando en cuenta un estudio de Cisco), Europa Occidental, con un 23% de penetración de 4G, sólo va por detrás de Norteamérica (47%). “Allí, los operadores tuvieron acceso a espectro radioeléctrico para LTE que posibilitaba buena cobertura indoor (banda de 700 MHz) ya en 2011”. Y menciona que en España, el retraso en el uso de la banda de 800 MHz (ocupada por la TDT hasta mediados de 2015) ha hecho que comencemos más tarde que otros países, “pero eso está cambiando a gran velocidad”, apostilla.

Para Eduardo Taulet, CEO de Yoigo, hay diferentes motivos que lo explican, por ejemplo, en países como Estados Unidos la penetración de LTE es muy alta, y esto se debe  a que las redes 3G y 3G+ que los operadores tenían desplegadas estaban muy a la zaga de las existentes en Europa Occidental, con velocidades de conexión mucho menores, e incluso se daba el caso que alguno de los principales operadores tenían redes basadas en tecnologías sin futuro, como el CDMA, y todo esto incentivó el más rápido despliegue de la tecnología LTE. “Otra explicación –continúa- es la disponibilidad de las frecuencias más bajas para LTE, como son las bandas de 700 MHz y 800 MHz, con las que los operadores pueden extender la cobertura con menor inversión. Estas frecuencias se han puesto a disposición de los operadores mucho más tarde en Europa y en España, lo que ha retrasado en cierta medida los despliegues”. Y, por último, alude a que la estrategia seguida por cada uno de los operadores para poner el LTE a disposición de sus clientes ha sido diferente.  

Se han superado los obstáculos que ralentizaron el despliegue de la tecnología 4G en España

Liberación de la banda de 800 Mhz

Junto a todos estos argumentos no hay que olvidar que la demora en la liberación de la banda de 800 Mhz –que no fue efectiva hasta el 1 de abril de 2015- frenó el despliegue de 4G en España. A día de hoy podemos decir que superada la fase inicial de reasignación de espectro y regulación del proceso de encendido, esta disponibilidad de frecuencia está significando una expansión visible del servicio a nivel geográfico y demográfico y los operadores han cogido carrerilla empezando a desplegar redes en 800 Mhz para mejorar el acceso en banda ancha móvil en muchas zonas sub-urbanas, rurales y el interior de edificios en ciudades. Es más, la mayoría de los teléfonos móviles y tabletas soportan ya esta banda y núcleos poblacionales de tamaño medio tienen disponibles servicios 4G donde hace apenas medio año no había esta prestación.  

No obstante, como recalca el portavoz de Neutra Networks, en las zonas de alta demanda de tráfico las necesidades son diferentes. En estas áreas, los operadores precisan densificar su red desplegando celdas con radios de cobertura cada vez menores, y con canales cada vez más anchos. “Por tanto, las necesidades de espectro no se han resuelto con la liberación de la banda de 800 MHz sino que los operadores de todo el mundo están empleando frecuencias cada vez más altas, que son las únicas en las que existe espectro disponible. Así, el empleo de la banda 42 (3.5 GHz) está cada vez más extendido en LTE y las redes 5G hablan de emplear de manera estándar frecuencias por encima de los 6 GHz”, especifica.

La 4G de los operadores satelitales

4G veloz… ¿pero de poca cobertura?

Se dice que en nuestro país el 4G es de los más veloces pero de poca cobertura. Una apreciación con la que no está de acuerdo Didier Clavero, director de despliegue de red de Vodafone España. Según especifica el directivo, la operadora lanzó 4G a mediados de 2013 y en la actualidad uno de cada 3 clientes ya cuenta con terminal y tarifa 4G. Por otra parte, en lo referido a redes, “nuestra cobertura 4G ya supera el 94% de la población y más del 50% del tráfico de datos de nuestra red móvil se cursa por la red de 4G con unas velocidades medias que rondan los 25 Mbps en descarga”. Y declara: “Creemos que es posible ofrecer una gran cobertura con altas velocidades. No tienen por qué estar reñidas”.

Desde Telefónica señalan que disponen de una cobertura 4G cercana al 95% de la población en 3.596 municipios y que a finales de 2016 superará el 99% de cobertura poblacional con tecnología móvil. El número de nodos LTE desplegados en 800 MHz está por encima de los 5.000 y llegará a los 7.500 cuando concluya el año. No obstante, considerando todas las bandas de frecuencia, los nodos LTE de esta operadora sobrepasarán los 14.000 en el presente ejercicio. A todo ello, hay que añadir que ha puesto su foco en desplegar 4G en líneas AVE, metro de Madrid, aeropuertos y centros comerciales.

En el caso de Orange España, en el primer trimestre de 2016, la compañía tenía un total de 5,8 millones de clientes 4G, aproximadamente el 38% de su cartera móvil. “Y ya el 60% del tráfico móvil que cursa nuestra red es 4G”. Tal y como argumenta su portavoz, hasta mediados de 2015, los operadores utilizaban bandas más altas (1800 y 2600 MHz, fundamentalmente) para LTE. “Eso permitía mayor velocidad pero menor alcance de la señal. Desde la liberación de la banda de 800 MHz, podemos desplegar mayor cobertura geográfica y en interiores, con la consiguiente y muy evidente mejora en la calidad de la señal”, aporta. Así las cosas, en este momento la cobertura 4G de Orange alcanza el 87% de la población española “y nuestro objetivo es seguir desplegando para alcanzar el 95% en 2017”.

MásMóvil, tal y como explica su CTO Fernando Molina, tiene la misma cobertura 4G que Orange y que se sitúa en torno al 85% de la población española. En el mes de marzo la compañía lanzó una nueva generación de tarifas sin restricciones y con la tecnología 4G para los segmentos residencial y empresa en todo el territorio español. Además, el 4 de mayo la compañía salió al mercado su oferta de fijo + móvil + internet con llamadas ilimitadas, también con la tecnología de última generación 4G y a unos precios muy competitivos.

Si nos referimos a Yoigo, “la tecnología 4G se puso a disposición de todos los clientes desde el momento de su lanzamiento, permitiendo su uso de forma totalmente automática, sin necesidad de activar o solicitar la activación del servicio, y sólo dependiendo de que el terminal utilizado fuese 4G”, expone Taulet. La compañía acaba de completar, en plazo, la inversión de 25 millones de euros que anunciaron durante el último trimestre de 2015, “ampliando la cobertura 4G a la práctica totalidad de nuestra red, un 80% de la población del país, extendiendo nuestra cobertura a 7,5 millones de usuarios más e instalando más de 1600 nuevos nodos LTE. Ahora tenemos abierto un proceso de selección de los proveedores para desplegar 7.000 nodos más, el cual esperamos finalizar en las próximas semanas”, confiesa.

¿Salto generacional?

Mientras se pregonan a bombo y platillo los beneficios de la Cuarta Generación de las comunicaciones móviles, el 5G empieza a sonar cada vez más. Una tecnología que viene a solventar, entre otras cuestiones, los problemas de latencia que se achacaban al 4G. Así pues, surge un interrogante: ¿tendremos un salto de generación? Es decir, ¿pasará el 4G de largo para dejar vía libre al 5G?

El directivo de Ericsson señala que desde su definición inicial, “5G se ha concebido sobre un principio de evolución y mejora, complementario de las tecnologías móviles existentes. Desde la perspectiva práctica, no resulta realista considerar una evolución que no pase por 4G, como demuestra la realidad actual en los países con los niveles más avanzados de servicios móviles; la demanda de estas capacidades por parte del mercado es un factor presente y LTE - con su versión mejorada LTE A - es la tecnología que la va a sustentar hasta 2020 al menos”.

Según el portavoz de Nokia el 5G es un sistema de sistemas que permitirá un mundo programable que transformará nuestras vidas como individuos y como sociedad. Un gran cambio hacia un mundo programable que empieza, sin embargo, con LTE-A Pro. Por ello, opina que “5G no será una revolución que deje al 4G obsoleto sino que el 4G seguirá coexistiendo con el 5G. Aparece el concepto de la multi- conectividad, en el que los terminales móviles estarán conectados al mismo tiempo a 4G y 5G, siendo el 4G la capa básica de cobertura y movilidad y el 5G la capa de muy alta capacidad con velocidades extremas, ultra robusto y de muy baja latencia”.

“En absoluto”, niega categóricamente Javier Fernández-Amigo Barranco. “El 4G-LTE representa el mayor éxito de un estándar desde el ya maduro GSM. El número de conexiones 4G supera ya los 1.000 millones manteniendo un crecimiento anual del 130%. El número de redes comerciales desplegadas en todo el mundo alcanza casi las 500. Esto quiere decir que el 4G es una tecnología que ya está aquí y, por tanto, no pasará de largo”. Además, expone que no se prevé contar con los primeros estándares de 5G hasta 2020, “lo que en telecomunicaciones es un plazo muy largo”. Y concluye: “Entretanto, la evolución de la tecnología 4G no se para, prometiendo alcanzar prestaciones inimaginables hace solo unos años”.

Redes Telecom > Reportajes > Infraestructuras > España ya puede presumir de 4G
Powered by WebShareContentBPS Business Publications SpainArsys
© 2017 BPS Business Publications Spain S.L. Todos los derechos reservados.
Si quiere estar informado, suscríbase gratis a los boletines de noticias TIC.