Por .

En el pasado año 2021, la evolución del sector telco ha estado marcada por varios hechos significativos, entre ellos: la llegada de 5G, el metaverso y la nueva LGT, todo ello en un entorno en el que las empresas de telecomunicaciones viven una fuerte competencia motivada por la guerra del low cost, quizá debido el exceso de fibra óptica, que les está llevando a buscar otras fuentes de ingresos a través de la oferta de nuevos servicios para amortizar las grandes inversiones en infraestructura, a un fuerte reajuste –léase reducción de las plantillas– para disminuir los costes y a posibles fusiones y adquisiciones a lo largo de 2022 para conseguir sinergias.

Ha aumentado el consumo de datos fijos y móviles, un hecho que ha obligado a las operadoras a continuar su esfuerzo inversor para asegurar una adecuada digitalización, penetración y una capacidad suficiente de las redes

“Con Vodafone apareciendo en todas las quinielas hasta el anuncio de negociaciones entre Orange y MásMóvil para fusionarse (una joint venture participada al 50% con una valoración conjunta de 19.600 millones de euros), que queda ahora en una incierta situación en nuestro país” (Telefónica en Reino Unido ya realizó la fusión en 2021 de su filial O2 con Virgin Media, división de Liberty Global), así como solicitar cambios regulatorios para adaptarse a la nueva situación. 

En el pasado año 2021, la evolución del sector telco ha estado marcada por varios hechos significativos.
En el pasado año 2021, la evolución del sector telco ha estado marcada por varios hechos significativos. Shutterstock.

A causa de la pandemia de la Covid-19, los usuarios han aumentado el consumo de datos tantos fijos y móviles, así como el número de dispositivos conectados, un hecho que ha obligado a las operadoras a continuar su gran esfuerzo inversor para asegurar una adecuada digitalización, penetración y una capacidad suficiente de las redes. Se sigue experimentando un crecimiento favorecido por el considerable incremento de la conectividad móvil, el teletrabajo y el consumo de servicios digitales para acelerar la transformación digital de las empresas y organizaciones. 

“Nos hemos visto obligados a vivir nuevas experiencias, como el teletrabajo, la educación en remoto o la teleasistencia médica, que han llegado para quedarse”

El despliegue de la 5G está en marcha y se espera que en la segunda mitad de este año se produzca la subasta de las frecuencias de 26 GHz, tan necesarias para la consolidación del mercado. Asimismo, en el ámbito legislativo, a finales de abril de este año, el Congreso aprobó el y la

A nivel mundial Mark Zuckerberg (CEO de Facebook) anunció en octubre la creación de una empresa que promete cambiar el mundo (la nueva tecnología modificará la manera en la que experimentamos la realidad y la forma en la que nos relacionamos): es el nombre, y desarrollará la novedosa tecnología requerida para crear un metaverso, que abrirá las puertas de un mundo virtual inmersivo, proceso que no será inmediato y que llevará al menos una década. Además, contratará a dos mil trabajadores en cinco años y creará el para acoger a startups especializadas. 

El metaverso, un mundo virtual que creará nuevos negocios y servicios, será la gran novedad.
El metaverso, un mundo virtual que creará nuevos negocios y servicios, será la gran novedad.

Subasta de frecuencias 

La subasta de la banda de 700 MHz, destinadas a la telefonía de 5G y correspondiente al Segundo Dividendo digital (694-790 MHz), que estaba prevista para celebrarse en mayo de 2020 se suspendió por la pandemia del Covid-19, se dispuso en marzo de 2021 y, finalmente, se celebró en julio, pero apenas recaudó 15 millones extra (total 1.010 millones de euros). 

5G: su despliegue está en marcha y se espera que en la segunda mitad de este año se produzca la subasta de las frecuencias de 26 GHz, tan necesarias para la consolidación del mercado

Las tres grandes operadoras con red propia obtuvieron igual cantidad de megahercios, pero ninguna quiso 3 bloques subastados a un precio de salida mucho más barato. Movistar consiguió el bloque más disputado, que tenía un precio de salida inferior (270 millones de euros), ya que su adjudicatario está obligado a extender la cobertura más rápido que el resto, pero acabó pagando 310,09 millones de euros. Vodafone obtuvo el siguiente bloque de 2x10 MHz por 350 millones de euros, lo que dejó a Orange con los últimos dos bloques de 2x5 MHz por un total de 350 millones de euros, que a efectos prácticos forman un bloque del mismo tamaño que los otros. En el segundo semestre de 2022, el Ejecutivo espera haber adjudicado la banda de 26 GHz, quizá la de mayor interés para aplicaciones industriales, necesaria para continuar con la expansión del 5G nativo, o 5G SA.

Cambios legislativos 

El Consejo de Ministros aprobó, el 16 de noviembre de 2021, el Proyecto de Ley General de Telecomunicaciones, que transpone la Directiva 2018/1972, de 11 de diciembre de 2018, del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece el . Se pretende así reemplazar a la vigente Ley 9/2014, de 9 de mayo, General de Telecomunicaciones. Ahora, tras haber dado su visto bueno el Congreso, deberá esperar su aprobación por el Senado. 

La nueva marcará un antes y un después para la regulación de los OTT (Over The Top). Además, trae grandes novedades en relación con las obligaciones de los operadores, el uso del espectro radioeléctrico o los derechos de los usuarios. También acaba con las cabinas públicas y las guías de teléfonos

Entre los objetivos de esta nueva normativa destaca, entre otros, incentivar la inversión en redes de telecomunicaciones, impulsar la coordinación entre Administraciones y adaptar su articulado a nuevos servicios que no existían cuando se aprobó la anterior ley. El Gobierno introduce medidas para incentivar la inversión en redes y, sobre todo, mejorar la comunicación entre Administraciones. Además, establece la creación de un punto único para la información y tramitación de permisos para el despliegue de redes. 

La nueva Ley General de Telecomunicaciones marcará un antes y un después para los OTT .
La nueva Ley General de Telecomunicaciones marcará un antes y un después para los OTT .

En cuanto a las empresas de telecomunicaciones, el proyecto establece aumentar la duración de las concesiones, lo que busca permitir dar certezas a las compañías para el despliegue de sus inversiones. Se ha habilitado un mercado secundario del espectro radioeléctrico, así como un esquema de autorización general para acelerar el despliegue en áreas pequeñas con dispositivos de potencia limitada. Además, con la nueva normativa se quiere avanzar en el despliegue de obra civil en redes de alta capacidad y en la reducción de trámites administrativos para este tipo de gestiones. La ley se enmarca en las reformas comprometidas con la UE en el plan de reestructuración y recuperación económica presentado por España, que prevé que el 100% de la población esté conectada con alta velocidad de conexión a Internet en 2025

Asimismo, tras el Anteproyecto de Ley elaborado por la , se aprobó la , que establece los requisitos de seguridad específicos para el despliegue y la explotación de redes y servicios basados en la tecnología 5G. Las obligaciones están destinadas principalmente a los operadores de redes y servicios 5G, pero también a los suministradores o a los fabricantes de equipos terminales y dispositivos conectados a esta red o los usuarios corporativos que tengan derecho de uso del dominio público radioeléctrico en régimen de autoprestación.

Inversiones sí, pero en riesgo 

Siempre es difícil predecir lo que pasará en el futuro lejano, pero no tanto si se trata del presente año, en el que se ha podido celebrar con normalidad el MWC, referente de la tecnología y los negocios, tras el parón, pues los cambios suelen ser continuos y no de un día para otro. Así, los analistas y consultores prevén que la IoT, cloud, edge, IA, AR, NFT, Web3, virtualización y la ciberseguridad (más importante ahora tras la guerra de Ucrania iniciada por Rusia) seguirán con un fuerte impacto en su desarrollo y, desde luego el metaverso (un mundo virtual que creará nuevos negocios y servicios) será la gran novedad aunque el término se empezó a acuñar hace treinta años, creando un nuevo entorno digital, con una proyección de mercado que podría alcanzar varios cientos de miles de millones de dólares en los próximos años, aunque también tiene sus riesgos. 

La ciberseguridad será más importante ahora tras la guerra de Ucrania iniciada por Rusia.
La ciberseguridad será más importante ahora tras la guerra de Ucrania iniciada por Rusia.

La continua erosión de precios en la última década ha conducido a un estancamiento de los ingresos que ha llevado a la contracción efectiva del sector, aunque hayan surgido nuevos proveedores de servicios, en su mayoría virtuales. De acuerdo con el informe Brand Finance, el valor conjunto de las marcas nacionales del sector más valiosas: Movistar, Telefónica, Cellnex y Yoigo es un 19% menos que en 2021 y un 30% menos que en 2020. Tras los ajustes realizados por las tres grandes operadoras en España, tanto de reducción de costes como de personal, con más de 3.500 puestos de trabajo eliminados, es de esperar que ahora se centren en reorientar su negocio y en reforzar la atención al cliente en sus ofertas, y no tanto en reajustar plantillas, aunque de materializarse la fusión Orange y MásMóvil, el ajuste laboral podría afectar en torno a 1.000 trabajadores. Pero estos despidos no solo han afectado a los operadores, sino también a fabricantes como Huawei, que con unos malos resultados recorta plantilla. 

Por otra parte, la decisión del Gobierno de (proyecto de Ley aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 30 de noviembre), supondrá una mayor carga de costes, que puede cifrarse en 150 millones de euros, lo que equivale al 0,9% de la facturación total en España, para las tres grandes operadoras tradicionales que operan en España frente a plataformas de entretenimiento como son Netflix, HBO o Amazon, que estarán exentas otro año más de soportar este gravamen, lo que probablemente retrasará las inversiones en el despliegue de fibra y 5G. 

Recientemente, en su informe Telco Survey, la consultora estratégica Oliver Wyman constata la caída de ingresos del sector en España debido a la hipercompetitividad instalada en el mercado desde 2018, lo que dificulta el retorno de la inversión. 

1.000 millones de euros es la cantidad que pierden las operadoras en ingresos anualmente, lo que dificulta la puesta en marcha del ciclo inversor de 5G

De acuerdo a los cálculos de la consultora, las operadoras pierden unos mil millones de euros en ingresos al año, lo que dificulta la puesta en marcha del ciclo inversor del 5G, además de indicar que “los planes para terminar de llevar la red de fibra óptica a todo el territorio español van a suponer un nuevo desafío para las cuentas de las operadoras. Un reto que será mucho más complicado de abordar si no se logra la demandada consolidación entre compañías que tanto reclama el sector”.