ETNO, la asociación que representa a los principales proveedores europeos de redes y servicios digitales, ha lanzado un llamamiento urgente a los ministros de telecomunicaciones europeos: pide que mantengan la ambición al discutir reformas históricas como el Código de Comunicaciones Electrónicas y el Reglamento de privacidad.

Y es que, con el viejo continente preparándose para la Sociedad Gigabit, considera que es importante que las acciones regulatorias generen un gran impulso a la inversión en redes y creen un espacio más amplio para la innovación. El aumento de la presión regulatoria y los enfoques obsoletos a la innovación digital dañarían el 5G, el despliegue de fibra y la elección del consumidor.

La inversión en 5G y fibra, prioritaria

Un cambio radical en el ritmo de la inversión en 5G y en fibra resulta esencial para permitir un crecimiento social y económico sostenido en Europa. Es extremadamente preocupante ver cómo los analistas e inversores han decidido hacer sonar la alarma sobre la actual reforma de telecomunicaciones de la UE, afirmando que es probable que dañe la inversión y obstaculice el despliegue estas tecnologías.

Peligra el despliegue de fibra y el desarrollo de 5G en Europa
Peligra el despliegue de fibra y el desarrollo de 5G en Europa

De hecho, las opciones políticas actuales que se discuten en el contexto del Código de comunicaciones electrónicas incluyen sólo medidas que deprimen la inversión. Por ello, ETNO recalca que:

Las medidas de inversión y de coinversión en la propuesta original de la Comisión se están diluyendo de forma agresiva. Fueron diseñados para superar el enfoque pasivo de “esperar y ver”, manteniéndose la regulación sólo cuando es necesario. En la actualidad, los operadores alternativos invierten a un ritmo más lento ya que pueden obtener ofertas reguladas de acceso. Al mismo tiempo, los propietarios de la red no invierten tanto como podrían porque los retornos son suprimidos artificialmente por la regulación al por mayor. Fomentar la inversión y la competencia también exige que las disposiciones sobre incentivos a la inversión se apliquen a todos los operadores, independientemente de si su modelo de negocios es solo de venta al por mayor o verticalmente integrado.

Las licencias de espectro deben garantizar las redes 5G. Las evaluaciones intermedias o de corta duración, según lo propuesto por los legisladores, son interpretadas por los mercados como un deterioro de la situación actual y no cumplirían los objetivos previstos;

La introducción de las reglas de Dominio Conjunto (del inglés Joint Dominance), según lo propuesto por el Parlamento, no es compatible con el propósito y el diseño de las leyes europeas de telecomunicaciones, que alinean estrictamente el umbral para la intervención reguladora con el dominio de la ley de competencia. JD revertiría el principio cardinal de que una mayor competencia debe conducir a una menor regulación. “Esto ya ha enviado señales escalofriantes a los mercados y creará una incertidumbre sin precedentes”;

La regulación adicional del precio minorista es dañina e injustificada. Dado que los consumidores aceptan con entusiasmo los servicios de VoIP gratuitos y los planes tarifarios específicos, la Comisión Europea no ha encontrado evidencia o justificación para regular las llamadas dentro de la UE. Esto estaría en desacuerdo con solicitar a la industria aumentar los esfuerzos de inversión.

A medida que evolucionen las negociaciones sobre el Código, es probable que la suma de todos los elementos negativos presentados enfríe el apetito de los inversores por la inversión en 5G y fibra. Este enfoque desviará la atención de los objetivos sociales y económicos.

Confidencialidad de la información y elección del consumidor

“Las empresas de telecomunicaciones europeas están a la vanguardia en la defensa de la confidencialidad de la información y nosotros defendemos su aplicación, especialmente porque la confianza es el principal diferenciador en nuestra oferta a los clientes”.

Las medidas excesivamente restrictivas sobre ePrivacy no aportarían una protección significativa de las personas
Las medidas excesivamente restrictivas sobre ePrivacy no aportarían una protección significativa de las personas

Así, con el fin de garantizar la claridad para los consumidores y la seguridad de las empresas, el Reglamento sobre privacidad electrónica (ePrivacidad) debe estar en plena consonancia con el GDPR, que protege adecuadamente el procesamiento de los datos personales. Una alineación rigurosa en el procesamiento de datos es especialmente importante para garantizar la prestación de servicios innovadores, en pleno cumplimiento del principio de confidencialidad.

Las medidas excesivamente restrictivas sobre ePrivacy no supondrían una protección significativa de las personas, pero obstaculizarían la capacidad de las empresas de telecomunicaciones para ofrecer una mayor elección del consumidor al introducir en los servicios digitales nuevas ofertas.