Australia no se fía de los fabricantes chinos. El país prohíbe a Huawei y ZTE participar en el desarrollo de las redes 5G. Huawei lo ha dado a conocer en un tuit: “El gobierno nos ha informado que se ha prohibido a Huawei & ZTE proporcionar tecnología 5G a Australia. Este es un resultado extremadamente decepcionante para los consumidores. Huawei es un líder mundial en 5G. Ha entregado de manera segura tecnología inalámbrica en Australia durante cerca de 15 años.”

Imitando lo que ha pasado con Estados Unidos, las razones de este rechazo han sido la falta de confianza en el gigante asiático y las consecuencias que podrían acarrear para la seguridad del país. "Si bien estamos protegidos en la medida de lo posible por los controles de seguridad actuales, la nueva red, con su mayor complejidad, haría que estas protecciones actuales sean ineficaces en 5G", argumentan desde el Gobierno.

El efecto bola de nieve también está llegando a Europa. Según reconocen algunos medios, ya en Gran Bretaña un informe oficial del mes pasado dijo que los problemas técnicos con los equipos de Huawei habían abierto las redes de telecomunicaciones del país a nuevos riesgos. Y es que se teme el ciberespionaje chino.