Carlos Vázquez, director de Preventas para España y Portugal de Aruba Networks
Carlos Vázquez, director de Preventas para España y Portugal de Aruba Networks

Aruba está entre los tres primeros puestos en venta de unidades de puntos de acceso y controladores a nivel mundial según firmas como Dell’Oro Consulting, ¿les sirve esta posición internacional como carta de presentación en nuestro país a la hora de llamar a la puerta de los clientes?

Recientemente, Gartner nos ha ubicado en el cuadrante de líderes junto con Cisco y HP Networking; y, tal y como citas, en marzo de 2012, Dell’Oro repartía la cuota de mercado en venta de unidades de puntos de acceso y controladoras situando en primer lugar a Cisco con el 57,2 por ciento del pastel, seguido de Aruba con un 19,8 por ciento de cuota y después aparece Motorola con un 7,1 de la tarta.
Estos reconocimientos por parte de consultoras y analistas independientes nos ayudan globalmente, pero no tanto en el día a día del mercado local. Me explico, es verdad que muchos CTO tienen en cuenta la posición que ocupas en cada ranking y nos impulsa a ser reconocidos como uno de los fabricantes de soluciones para redes inalámbricas por excelencia, piensa que el controlador fue una aportación de Aruba, igualmente, avances como la gestión dinámica de la radiofrecuencia que antes se configuraba de modo manual fijando a cada punto de acceso en qué canal y a qué potencia tenía que ir. Todas estas innovaciones han partido de Aruba y las han ido adoptando otros fabricantes y el cliente sabe valorarlo.
Sin embargo, en España hemos tenido que empezar de cero y, aunque seamos una marca fuerte en el exterior, tenemos que pelear cada proyecto. Piensa que, además, al hablar con las empresas, éstas siempre te piden referencias de clientes de su propio país y de su propio sector. Nosotros empezamos en el sector de las universidades y de sanidad, que sacaban a concurso sus proyectos y nos permitían competir con el resto. Y, a partir de ahí, nos hemos extendido hasta cubrir banca, finanzas e industria.

¿Cómo está evolucionando la compañía, en cuanto a cifras, este 2013?

Somos de los que no damos cifras locales [Risas]. Pero te diré que acabamos de cerrar el pasado abril el tercer trimestre de nuestro año fiscal 2013 que finaliza el 31 de julio y hemos cumplido con el objetivo marcado. Lo hemos logrado principalmente gracias a la renovación de contratos mediante actualizaciones. Calcula que tenemos clientes desde 2007 que tenían implantados puntos de acceso 802.11abg y ahora los están renovando.
Por otra parte, nos estamos encontrando con que el sector de la banca, que hasta hace poco era prácticamente ajeno a las redes inalámbricas y estaba muy cableado de natural, desde 2011 y gracias a la irrupción de los smartphones y del fenómeno BYOD, se está introduciendo en el mundo del Wi-Fi.

Habla de renovación de equipos, ¿España cuenta con equipos especialmente obsoletos o estamos al mismo nivel que el resto de Europa?

Llamamos a muchas puertas donde tienen Wi-Fi de primera generación con equipos bg y de segunda generación con abg. Pero también hay que reconocer que la tercera generación (la 802.11n) está extendida, incluso ha habido empresas que, por falta de presupuesto, se han saltado una generación a la hora de evolucionar.
En realidad no nos diferenciamos mucho del resto de Europa, te diría que vamos a la par. Hay mucha red wireless con abg en el continente e, incluso, hay mucho cliente que no tiene una WLAN. Pero, en general, somos optimistas de cara al futuro inmediato, entre las empresas que no tienen una propuesta de Wi-Fi o las que cuentan con accesos obsoletos, la lectura que extraemos es que queda mucho trabajo por hacer y mucho mercado por abordar.

Según esto, la llegada de 802.11ac tardará aún en comercializarse a pesar de que los proveedores y fabricantes ya tienen los deberes hechos en cuanto a desarrollos…

Efectivamente, los fabricantes ya tenemos todo listo para comercializar equipos basados en el protocolo 802.11ac. Aruba dispone de productos y en el listado de mayo ya aparecen puntos de acceso en 11ac, pero queremos ser honestos con los clientes y decidles desde el primer momento que para sacarle provecho al 802.11ac es necesario que los conmutadores no sean PoE sino PoE+ y que la potencia en lugar de 15,4 vatios sea de 30 vatios. Es decir, necesitas renovar la infraestructura aledaña a los APs, y no todas las empresas se lo plantean. Además hay que renovar los controladores, los preparados para 802.11abg y 802.11n no serán los óptimos para 802.11ac, con lo cual hay que cambiar primero la infraestructura, después el controlador y, finalmente, los puntos de acceso, ese sería el camino ideal.
La senda natural del protocolo 11ac se va a dividir en dos fases. En la primera, todo girará en torno al lanzamiento de producto, que se producirá este verano y los fabricantes se preocuparán de dar más capacidad, pero sólo a aquellos que sean 11ac; eso significa que si el dispositivo móvil a conectar es 802.11n, el rendimiento máximo será 11n. A día de hoy, no hay prácticamente ningún dispositivo basado en 802.11ac en el mercado que requiere más potencia y tener mejor batería, está en manos del fabricante de dispositivos ponerse a ello, el cliente no puede sacrificar rendimiento por horas de batería.
En una segunda fase, que se producirá en 2015, se incluirá tecnología Multi User MIMO o MIMO multiusuario que consiste en que, por primera vez en la historia de Wi-Fi, un punto de Wi-Fi servirá a dos clientes a la vez. El hecho de que un punto de acceso sirva tráfico a dos usuarios a la vez es un cambio generacional muy interesante.

Ustedes apuntan que la Mobile Device Management es una técnica muy intrusiva para el usuario, ¿qué propone en su lugar?

En nuestra opinión, Mobile Device Management o MDM es una medida de seguridad para controlar las aplicaciones o datos que abarca en exceso, muy intrusiva, hasta llegar a controlar la información personal del empleado. Al final BYOD es un dispositivo asociado al usuario. Nosotros proponemos WorkSpace, que es un módulo de Aruba Clear Pass, con él conseguimos que el dispositivo personal sea realmente personal y multifunción en el trabajo. Esto se lograr porque WorkSpace separa el dispositivo en dos partes, una personal y otra laboral. Lo tendremos en julio 2013 en España, se trata de un escritorio de trabajo, es una aplicación que te bajas del Apple Store y cuando la ejecutas se abre un escritorio de trabajo en tu smartphone donde solo hay aplicaciones de la empresa y todo está totalmente securizado y los datos se quedan cifrados en el dispositivo móvil. WorkSpace es capaz de abrir sesiones VPN, así separa claramente el entorno personal del entorno de trabajo en un mismo dispositivos. Cuando el usuario se sales de WorkSpace se mueve por la parte personal del terminal y la empresa no tiene acceso a dicha zona. Hemos resuelto de forma elegante el intrusismo cometido por MDM. Te daré dos detalles más de las ventajas de WorkSpace: si un dispositivo se pierde o se compromete, la empresa puede borrar el WorkSpace, peor no borra los datos personales, frente a MDM que borra todo sin discriminar. Otra ventaja es que los MDM tienen visibilidad de los dispositivos, mientras que WorkSpace la tiene del dispositivo, de las aplicaciones y de los NAC.

¿Qué consejo le daría a las empresas que no saben cómo abordar la llegada de BYOD?

Cuando se piensa en BYOD, siempre nos preocupa en primer lugar la seguridad de la red corporativa o la protección de los datos personales del empleado, sin embargo se suele olvidar la importancia de la alta densidad, que sólo se aborda cuando se colapsa la red. Aconsejaría a las empresas hacer un plan de previsión de afluencia masiva de conexiones en determinados momentos. Pensemos que antes, donde había un punto de acceso teníamos cinco o tal vez diez usuarios conectados o susceptibles de conectarse; sin embargo, la utilización de dispositivos móviles personales en cualquier lugar y el hecho de que cada usuario lleve consigo habitualmente dos o tres dispositivos inalámbricos se traduce en que el mismo punto de acceso que antes soportaba 10 conexiones ahora deba cubrir 30. BYOD ha incrementado significativamente el número de usuarios por punto de acceso. Esto ya es algo habitual en las universidades de americanas, por ejemplo, donde todo el mundo está conectado en el aula, y la solución pasa por ofrecer alta densidad. Los puntos de acceso de gama baja sometidos a alta densidad bajan mucho la calidad. Manejar la alta densidad en Wi-Fi no es algo trivial.