La canadiense Nortel Networks ha dado un paso más en el camino inexorable a su desaparición, cada vez más cercana. La compañía cerró ayer el primer acuerdo para materializar la venta de su participación en la joint-venture que mantenía con LG Electronics y que se conoce como LG-Nortel.

La compradora ha sido Ericsson, que ha ofrecido 242 millones de dólares –al cambio, algo más de 180 millones de euros- y queda pendiente de las aprobaciones pertinentes por parte de las autoridades competentes. La adquisición supone para la corporación sueca hacerse con un paquete mayoritario de acciones (el 50 por ciento, más una acción) en LG-Nortel, una operación que le reportará, amén de la posibilidad de ampliar su cartera con nuevos clientes, meter la cabeza en el mercado coreano. Ericsson podrá, a partir de ahora, iniciar su expansión en Corea con gran facilidad ya que la joint-venture pone en manos de la compañía un canal de ventas bien establecido y una fuerte capacidad de I+D en el país. Además, LG-Nortel permitirá a Ericsson disponer de una sede industrial en el país asiático.

Las grandes oportunidades de LG-Ericsson
La nueva joint-venture, que presumiblemente dejará de llamarse LG-Nortel para denominarse LG-Ericsson, podría convertirse en el mayor suministrador de telecomunicaciones de Corea. Recordemos que la joint venture incluye importantes contratos con operadores coreanos como KT, LG Telecom y SK Telecom. Aún así, la multinacional sueca tendrá que esperar un poco para ver los primeros resultados, se estima que la operación tenga un efecto positivo en los beneficios de Ericsson un año después del cierre de la operación.
El presidente y CEO de Ericsson, Hans Vestberg, ya apunta a esa posibilidad al declarar que: “Corea es uno de los mayores mercados de telecomunicaciones con usuarios finales muy avanzados que demandan nuevos servicios. El fortalecimiento de nuestra posición a través de la colaboración con nuestro nuevo socio LG Electronics mejorará nuestra posición en los futuros cambios tecnológicos, como el paso al LTE”.
“LG se complace de tener a Ericsson como nuevo socio en esta joint venture” ha indicado Yong Nam, Vicepresidente y CEO de LG Electronics. “Ericsson proporcionará su experiencia en la industria global y su conocimiento técnico lo que beneficiará tanto a clientes como a empleados. Esperamos una colaboración fructífera en el futuro”.
“Se espera que LG-Ericsson proporcione al mercado coreano tecnología punta y soporte al cliente, gracias al liderazgo global de Ericsson en el mercado de las telecomunicaciones. Estamos muy contentos con las nuevas perspectivas de nuestra compañía”, añadió Jae Ryung Lee, CEO de LG-Nortel.
Un poco de historia
La joint-venture inicial se creó en 2005, abriendo oficinas centrales en Seúl (Corea), mediante la aportación por parte de LG Electronics de su negocio de sistemas de telecomunicaciones y, por parte de Nortel, de su negocio de distribución en Corea. Durante estos años se ha centrado en el mercado a gran escala y en el desarrollo de sistemas de telecomunicaciones como WCDMA, CDMA y LTE para proveedores de servicios de telecomunicaciones en Corea, así como otros productos y servicios para empresas. En 2009, LG-Nortel facturó aproximadamente 650 millones de dólares y cuenta con 1.300 empleados.
En julio de 2009, Ericsson y el gobierno coreano acordaron cooperar en el desarrollo de un ecosistema verde basado en tecnología 4G. Se espera que el saber hacer de LG-Ericsson contribuya a esta iniciativa.