Orange España ha hecho públicos los resultados correspondientes al primer trimestre de 2012. La compañía ha ingresado 981 millones de euros, un 2,3% más en comparación con los tres primeros meses de 2011. Un 4,5% más si se excluyen los impactos regulatorios. Orange cuenta a estas alturas con más de 13.758.000 clientes, de los cuales 12.465.000 son de telefonía móvil y 1.293.000 de banda ancha.

De enero a marzo, Orange ha sumado 129.000 clientes de contrato a su cartera. Este tipo de usuarios representan ya el 62% de la base total y han aumentado un 6,8% respecto al ejercicio anterior. Asimismo, la operadora se asienta a la cabeza en el mercado de la portablidad, con un saldo neto positivo de 110.000 clientes netos en el primer trimestre. Por su parte, los ingresos de la unidad de negocio móvil de Orange ascendieron a 797 millones de euros, un 1% más que en 2011, gracias al crecimiento en la base de clientes de contrato y del uso de los servicios de datos y a la aportación de su negocio OMV.

Los clientes 3G alcanzaron en el primer trimestre los 7.453.000, un 13,7% más que el año pasado y ya son el 59,8% sobre la base total de clientes de móvil. En total, hay 3.737.000 clientes de banda ancha móvil que se conectan a través de dispositivos USB o de sus smartphones, mediante tarifas que incluyen voz y navegación por Internet, lo duplicando el número de 2011. La red de Orange da servicio a 1.443.000 clientes de operadores móviles virtuales con los que ha alcanzado acuerdos, un 12,1% más que el curso anterior.

Por último, Orange señala que los ingresos de la unidad de negocio fijo durante el primer trimestre del año alcanzaron los 184 millones de euros, creciendo un 8,6%, gracias al crecimiento a los servicios de banda ancha fija. Orange continúa con un ascenso sostenido en la base de clientes de banda ancha con 28.000 altas netas, hasta alcanzar los 1.293.000 clientes de banda ancha, un 12,4% más que en 2011.