2017 fue un buen año para Motorola. La compañía responsable del diseño y fabricación de todos los teléfonos móviles de la marca Moto -propiedad de Lenovo- creció un 36% en términos de ventas, por encima de lo que lo hizo la industria en Europa (26%). Un estupendo resultado, en opinión de su director general para España y Portugal, Rubén Pérez Prieto, puesto que se trata de un mercado difícil que ya ha dado muestras de saturación, con caídas en la comercialización de smartphones en los últimos trimestres, y que está marcado por una feroz competencia provocada por la entrada de nuevos actores chinos. “La competencia es buena y positiva porque acompaña nuestra filosofía: no hace falta gastarse mucho dinero para tener un teléfono de buenas prestaciones; desde el inicio nos hemos posicionado en esta línea”, explica el responsable de Iberia.

De hecho, pese a esta incursión de nuevos proveedores, “Motorola ha sido una de las dos únicas marcas de telefonía que ha crecido en España y en volumen”, matiza el directivo. 2017 ha sido el año en el que se ha oficializado su lanzamiento, “donde hemos vuelto a decir Hello Moto!”, apostilla. Gran parte de estos resultados se deben al reconocimiento que la firma tiene en el sector, siendo una marca “muy querida” por el consumidor.

Quizás por eso su cuota de mercado se sitúe en el 3,6 frente al 1,9 con el que empezaron. Pero también, por sus teléfonos de gama media (familia G que ya va por la quinta generación), dispositivos que se sitúan entre los 200 y los 300 euros y que han supuesto el 60% de las ventas de Motorola durante el pasado ejercicio. Con una mayor penetración en los partners, el proveedor tiene una fuerte presencia en los e-tailers y están con dos de los cuatro principales operadores del país (Orange y Yoigo). 

Motorola hace balance del año y anticipa sus objetivos para 2018 en España.
Motorola hace balance del año y anticipa sus objetivos para 2018 en España.

Reyes de la gama media  

De cara a 2018, la hoja de ruta que se ha fijado tiene varios objetivos fundamentales: por un lado, “convertirnos en los reyes de la gama media en España” y, por otro, “seguir desarrollando el ADN tecnológico y de innovación que Motorola tiene”. En este sentido el director general para Iberia confiesa: “La gama media es muy importante para nosotros, pero Motorola no va a perder su seña de identidad de dar al cliente los mejores terminales y seguir innovando”.  

Eso no es todo. La compañía continuará desarrollando su partnership y manteniendo el nivel de comunicación con el cliente final con el compromiso de seguir conociéndolo. De hecho, Motorola ya ha preguntado a los usuarios españoles qué es lo que más desean de la marca y tres han sido las claves: precio que pago por las prestaciones que obtengo (relación calidad-precio o value for money); capacidad de memoria de los terminales; y duración de la batería.

Por último, destacar que apostarán por la promoción de su oferta pues se han dado cuenta de que la capacidad de prescripción del punto de venta es muy importante en la intención de compra.