El uso excesivo de los smartphones afecta a las relaciones, la vida laboral y la interacción social. Yendo más allá, GlobalData alerta de que esta “afición extrema” repercutirá también en la comunidad de productos de consumo de rápido movimiento (FMCG, del inglés fast moving consumer goods).

Según la consultora, numerosos estudios han sacado a relucir los peligros de la dependencia de los teléfonos inteligentes y sus efectos en todos los aspectos de la vida. Como resultado, varios gobiernos en todo el mundo están tomando las medidas necesarias para combatir la amenaza. Por ejemplo, en Corea del Sur, una de las naciones más afectadas del mundo, el Ministerio de Ciencias ordenó a las escuelas que enseñen a los estudiantes a mantenerse alejados de la adición de Internet, en particular mediante el uso de smartphones.

Asimismo, la sociedad está saliendo lentamente de este “enganche” y admitiéndolo como un problema real. De acuerdo con la encuesta global de GlobalData del cuarto trimestre de 2017, casi la mitad (43%) de los consumidores de todo el mundo reconoce total o completamente que están intentando limitar la cantidad de tiempo que pasan en sus teléfonos inteligentes.

La adicción a los smartphones amenaza la industria de bienes de consumo
La adicción a los smartphones amenaza la industria de bienes de consumo

Charles Sissens, analista de consumo de GlobalData, señala: "Estas estadísticas sugieren que los consumidores de bienes de consumo están lidiando con cierto grado de adicción a los teléfonos inteligentes. Y lo que es más importante aún, esto implica que los esfuerzos de las marcas no se van a comunicar de manera efectiva ".

Es decir, varias marcas del sector de bienes de consumo confían en la tecnología de los smartphones para capturar el interés de las personas conocedoras de la tecnología, especialmente los millennials. Por ejemplo, muchos supermercados han desarrollado aplicaciones de compras online que permiten a los usuarios adquirir artículos de uso diario mientras están en movimiento. Sin embargo, estos servicios pueden dejar de existir.

La confesión de uso excesivo de estos dispositivos ha llevado a que algunas compañías incluso ofrezcan soluciones de "rehabilitación tecnológica". Como parte de la nueva actualización de iOS 12 de Apple, los usuarios de smartphones recibirán una nueva función llamada ScreenTime que les permitirá monitorear o establecer límites en el uso de sus terminales.

Sissens concluye: "Dado que los consumidores buscan reducir su uso general, podemos esperar que las ventas online de las marcas disminuyan. Igualmente, pueden tener dificultades con sus campañas de marketing. Esto tendrá un impacto drástico en los ingresos en todos los sectores y obligará a las marcas a pensar de manera diferente acerca de cómo atraer a los consumidores ".