La tecnológica española y se han unido para desarrollar , la constelación de satélites LEO (Low Earth Orbit por sus siglas en inglés) de banda Ka de próxima generación para aplicaciones de cellular backhaul para extender los servicios de conectividad globales. Las compañías presentaron el proyecto durante el World Satellite Business Week de París esta semana.

BeetleSat proporcionará a los operadores de satélites y proveedores de servicios globales una nueva capa de telecomunicaciones en banda Ka de alto rendimiento en órbita LEO, de alta capacidad, global, segura, de baja latencia y rentable.

La primera misión de demostración se lanzará en abril de 2022 para probar las comunicaciones de satélite a tierra. La segunda está prevista para mediados de 2023, y validará los enlaces inter-satelitales en banda Ka.

Arquimea y NSLComm desarrollarán BeetleSat, la constelación LEO de próxima generación.
Arquimea y NSLComm desarrollarán BeetleSat, la constelación LEO de próxima generación.

Arquimea contribuye a BeetleSat con sus más de 15 años de experiencia en el desarrollo, ingeniería y producción de componentes y sistemas calificados para uso espacial, en aplicaciones críticas y de alta fiabilidad. La compañía ha suministrado más de 30.000 componentes en el marco de las misiones de la ESA y la NASA y de los principales operadores de satélites.

Por su parte, NSLComm aporta una amplia experiencia en el diseño y operación de satélites. Sus disruptivas antenas desplegables de gran apertura permiten tener un ancho de banda 10 veces mayor al de las antenas tradicionales rígidas con un CAPEX más bajo. Esta tecnología permite ofrecer un servicio competitivo y de gran calidad en comparación con otros sistemas de comunicaciones por satélite.

“Esta asociación ofrece interesantes oportunidades a los operadores de comunicaciones por satélite y abrirá un nuevo camino hacia unas comunicaciones seguras y rentables para los usuarios de todo el mundo”, dijo Diego Fernández, presidente de Arquimea.

Raz Itzhaki, CEO de NSLComm comenta que “la tecnología disruptiva de la antena supone un paso adelante y diferenciador cuando la comparamos con otras constelaciones de satélites con antenas rígidas. Este avance permite reducir los costes del proyecto de forma significativa y asegura un alto rendimiento del sistema”.

Programa de emisión de bonos

Asimismo, la pasada semana Arquimea lanzó su primera emisión de bonos corporativos. Se trata de un programa de emisión de bonos MARF por un importe de 100 millones de euros, ligado al plan estratégico de la compañía orientado principalmente, a crecer en USA, mercado en el que ya está presente a través de su filial americana, y al desarrollo de los nuevos productos previstos que impulsarán las ventas de sus 5 unidades de negocio.