Alberto Sagredo Castro, ingeniero preventa de Snom Iberia.
Alberto Sagredo Castro, ingeniero preventa de Snom Iberia.

El estándar DECT

Los teléfonos inalámbricos en edificios, almacenes o espacios al aire libre cuando no utilizan un sistema de red móvil GSM suelen emplear el estándar DECT. La tecnología DECT (comunicaciones inalámbricas digitales mejoradas), predomina desde hace mucho tiempo, ya que ofrece una serie de ventajas respecto a otros estándares de telefonía, como el GSM.

El DECT no perturba a otras redes, como suele pasar con el Wi-Fi, Bluetooth o la telefonía móvil, gracias al uso de una banda de frecuencia de 1880 a 1900 MHz. Al mismo tiempo, tiene un ancho de banda suficiente para transmitir un sonido de la mejor calidad y sin interrupciones.

Este estándar abarca desde la transmisión de la voz hasta los servicios de interconectividad y transmisión de datos entre teléfonos y estaciones base. Por ejemplo, permite el acceso a agendas corporativas externas.

DECT también es una garantía a nivel de seguridad contra la interceptación. Las personas no autorizadas se encuentran con un acceso arduo y complicado ya que, en primer lugar, los nuevos dispositivos y usuarios deben registrarse en la estación base, por lo que reciben un registro claramente localizable. Por otro lado, el teléfono debe autenticarse en la estación base a través de un código PIN cada vez que se realice una llamada.

Todo depende del entorno

Las redes DECT monocelda son ahora ampliamente empleadas y se pueden encontrar en casi todos los hogares. Las ventajas son obvias: la base DECT es fácil de configurar y por lo general tiene un alcance suficiente para proporcionar una cobertura completa en toda la vivienda. Y por si esto no fuera suficiente, hay repetidores a precios asequibles que mejoran la cobertura. El mayor beneficio, sin lugar a dudas, es la movilidad, a la que hoy en día no se puede renunciar.

La situación es algo diferente en el entorno empresarial, donde los teléfonos fijos a menudo se utilizan en los escritorios. Sin embargo, los dispositivos móviles son idóneos para diferentes escenarios : desde los técnicos de TI, que siempre están en movimiento, hasta una enfermera, un médico o, incluso, un mozo de almacén. La comunicación móvil es necesaria en todos estos puestos, por lo que, en la medida de lo posible, se pueden eliminar los teléfonos móviles personales.

Tanto las oficinas como los hospitales o los almacenes tienen requerimientos muy distintos en cuanto a la movilidad DECT se refiere. Estos edificios, a menudo, ocupan grandes extensiones por lo que deben tener una buena cobertura DECT.

La comunicación en tiempo real desempeña un papel importante en los negocios. Las conversaciones deben poder llevarse a cabo en cualquier momento y prácticamente en cualquier lugar, de la manera más eficiente posible y sin dificultades. En este sentido, la alta disponibilidad es una condición indispensable, especialmente en entornos tan delicados como los hospitales, las escuelas o incluso zonas de peligro de explosiones como gasolineras. Solamente en raras ocasiones se utiliza una base monocelda como cobertura, cuya capacidad es más limitada en terminales y cobertura. Por lo tanto, el uso de la multicelda es mucho más idóneo.

Con una solución multicelda, se colocan varias estaciones base dentro del edificio o en un espacio abierto donde la cobertura de las bases se solapa para asegurar la cobertura y el roaming (salto entre bases) así como el handover (salto de base con llamada en curso).

Esto es posible gracias al sistema de gestión DECT, el cual, se integra en la estación base que transfiere la llamada telefónica sin interrupción a una estación base cercana, con una mejor señal al terminal.

Para una solución multicelda, hay algunos requisitos básicos a tener en cuenta, como que sea escalable y fácil de instalar. Además, la fuente de alimentación debe ser PoE y la conexión de red ha de ser sencilla de configurar. Es necesario instalar las estaciones base en los puntos idóneos para asegurar la correcta cobertura.

Una vez configurada la red DECT y conectados los terminales, el sistema funciona sin hacer más gestiones. Las actualizaciones del sistema se realizan a través de la red de datos inalámbrica DECT a los teléfonos registrados. De esta manera se elimina cualquier tipo de actuación posterior una vez instalado el sistema, incluso en el caso de proyectos con las más elevadas exigencias.

¿Entonces, multicelda o monocelda?

El uso de la monocelda o de la multicelda depende esencialmente del caso de uso y del tamaño de la propia instalación. Una estación base con hasta seis teléfonos es normalmente perfecta en el sector privado. La falta de cobertura se puede compensar en cualquier momento con un repetidor.

En el campo profesional, sin embargo, si las telecomunicaciones ininterrumpidas son uno de los requisitos necesarios, una solución multicelda es la mejor opción, ya que pueden cubrir grandes edificios o espacios abiertos y permitir llamadas telefónicas ininterrumpidas, incluso para varios miles de usuarios.