Juan Aracil, country manager de Lifesize Iberia.
Juan Aracil, country manager de Lifesize Iberia.

El año 2020 será conocido por muchos motivos, pero uno de los más importantes es que es año olímpico. Y en este texto desde Lifesize queremos expresar las que creemos que serán las tendencias campeonas en materia del mercado de las videoconferencias. Las medallas serían para:

  1. El vídeo estará presente mucho más allá de en las salas de reuniones

En el transcurso de 2020 veremos que el uso del vídeo se extenderá mucho más allá de la sala de reunión tradicional y en varios campos como la telemedicina, la arquitectura y el sector público. La telemedicina es la evolución natural de la atención médica en la era digital y veremos que el video en la nube a nivel empresarial desempeñará un papel fundamental en la mejora de su accesibilidad y precio. Para el campo arquitectónico, la riqueza y calidad del video permitirá la colaboración y el intercambio de diseños entre los profesionales y sus clientes. Y en cuanto al sector público, las capacidades de video las veremos cada vez más en entornos remotos fundamentalmente rural para ayudar a los ciudadanos con procesos administrativos, médicos, etc.

  1. La fuerza laboral distribuida seguirá utilizando el vídeo para comunicarse

La dificultad para encontrar candidatos adecuados para las empresas está obligando a las compañías a buscarlos en otros lugares más allá de sus entornos habituales. Al existir cada vez una cultura más abierta en las organizaciones para poder flexibilizar el entorno de trabajo, las empresas tienen ahora la posibilidad de poder nutrirse de otras fuentes de talento. Según los estudios realizados por empresas de trabajo temporal, el número de trabajadores en España que tiene un porcentaje de su tiempo de teletrabajo ya asciende a 1,4 millones y de los restantes el 69% declara que teletrabajaría más si su empresa se lo permitiera. A medida que la fuerza laboral se distribuya más el vídeo jugará un papel aún más importante para mantener a los equipos conectados. Como resultado de los patrones de contratación y la necesidad de disfrutar únicamente de los beneficios limitados que ofrecen una llamada telefónica tradicional, el vídeo será el eje de las estrategias de comunicación durante el 2020.

  1. Los equipos renacerán

A medida que la sala de conferencias tradicional continúa cambiando drásticamente seremos testigos de cómo el péndulo se moverá hacia los dispositivos de videoconferencia autónomos. La sinergia entre el uso del hardware y el software en el campo de la videoconferencia durante el próximo año, y las inversiones que tendrán lugar, harán que este hecho se convierta en una realidad. Los equipos de sala dedicados volverán a ganar terreno debido a la necesidad de gestionar y operar de forma fácil y sencilla la red de equipos desplegados dentro de la organización. El coste de propiedad de la solución de vídeo en la curva de aprendizaje de las organizaciones irá tomando protagonismo después de unos primeros pasos y de la consolidación del uso.

  1. WebRTC reinará

WebRTC (protocolo de comunicaciones web en tiempo real) permite a los trabajadores conectarse a través de audio y video sin tener que descargar software o complementos. Sin embargo, dependiendo del navegador, ejecutar una versión completa de una aplicación WebRTC no ha sido una tarea fácil  hasta 2019. Afortunadamente, con la noticia de que Microsoft Edge se reconstruirá para ejecutarse en Chromium en 2020, las implementaciones de WebRTC serán significativamente más fluidas y consistentes, y muchas más aplicaciones de WebRTC comenzarán a ejecutarse de forma nativa en los navegadores, ya sea Chrome, Firefox, Safari o Edge. Como resultado, los CTO y CIO no tendrán que invertir tanto tiempo y recursos en la gestión de los procesos de desarrollo e implementación. Esto abrirá un mundo de compatibilidad y de sencillez para los gestores y también para los usuarios que desde cualquier terminal o cualquier navegador serán capaces de conectarse sin instalar ningún software o complemento

  1. El 5G aumentará la flexibilidad y movilidad en el lugar de trabajo

En 2020 veremos que el 5G, la quinta generación de redes móviles, proliferará y revolucionará las conexiones móviles de alta velocidad. Como resultado, los empleados se sentirán más capacitados para trabajar desde sus dispositivos móviles, y viviremos una experiencia de trabajo móvil más efectiva. A medida que la demanda de flexibilidad en el lugar de trabajo y las decisiones de BYOD continúen disparándose, impulsadas por Millennials y Gen Z, el 5G provocará que los empleados abandonen sus portátiles o dispositivos voluminosos en favor de sus teléfonos para trabajar mientras viajan. La capacidad de comunicarse y colaborar entre ubicaciones y zonas horarias sin estar encadenado a un escritorio o un portátil conducirá inevitablemente a una mayor movilidad en el lugar de trabajo y, me atrevo a decir, más entretenida.

  1. Nuevos modelos económicos: Rooms as a Service

La expansión que los servicios de videoconferencia están experimentando, su aceptación entre los usuarios y el reconocimiento del valor de este tipo de servicios proporcional negocio por parte de las directivas necesitará de un modelo económico de despliegue que permita realizarlo de forma rápida y dentro de los planes y presupuestos de inversión y coste actuales. Veremos cómo más organizaciones entran en modelos de alquiler de la globalidad del servicio incluido los equipos de salas de reuniones.

Un pódium de 6

Soy consciente de que los pódiums suelen premiar solamente a los 3 primeros clasificados pero en este caso creo que lo justo es ampliar el reconocimiento a 6 ya que todas ellas marcarán la importancia del vídeo en el mundo de la colaboración empresarial.