Daniel Pataki, vicepresidente de Policy & Regulation, y responsable de Europa, Rusia y CIS de la GSMA; y Lise Fuhr, directora general de la ETNO.
Daniel Pataki, vicepresidente de Policy & Regulation, y responsable de Europa, Rusia y CIS de la GSMA; y Lise Fuhr, directora general de la ETNO.

La Unión Europea tiene un complejo de inferioridad de datos. Esto corre el riesgo de socavar los objetivos de soberanía digital del bloque y podría obstaculizar los intereses estratégicos a largo plazo de los ciudadanos y las empresas de Europa. La nueva propuesta de Reglamento de privacidad electrónica de la presidencia alemana del Consejo Europeo agravaría aún más la situación. Expliquemos por qué.

La visión de la soberanía de datos de Europa, explicada

Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, tiene la visión de "hacer de Europa un centro de datos global, tanto personal como industrial, que beneficie a todos los agentes económicos europeos: pymes, startups, grandes corporaciones y, por supuesto, a todos los ciudadanos europeos". Estamos de acuerdo con él.

La pandemia ha dejado al descubierto que Europa debe dejar atrás la ilusión de que puede simplemente sentarse y regular los servicios digitales desarrollados por empresas extranjeras. Si bien la regulación es de vital importancia, no hay sustituto para el liderazgo industrial global. Esta es la razón por la que el sector de las telecomunicaciones apoya la nueva dirección de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la comisaria Breton: Europa debe construir un liderazgo industrial en casa y convertirse en un exportador de servicios basados ??en datos en el extranjero.

Europa debe dejar atrás la ilusión de que puede simplemente sentarse y regular los servicios digitales desarrollados por empresas extranjeras

Esto significa dar rienda suelta a la innovación europea en datos, que van desde la inteligencia artificial hasta los servicios en la nube, Internet industrial y más. Los beneficios son claros: los productos y servicios digitales desarrollados en Europa se diseñarán en torno a nuestros valores fundamentales, con los datos personales y la privacidad en la parte superior de la lista.

No debería haber dilema entre privacidad e innovación. La gran pregunta es: ¿cómo podemos fomentar la innovación digital europea de una manera respetuosa con la privacidad y en coherencia con los valores europeos? La respuesta debe alinear el Reglamento de privacidad electrónica con el Reglamento general de protección de datos (RGPD) o corre el riesgo de fallar.

Por qué se interpondrá un texto de ePrivacy incorrecto

Las empresas europeas de telecomunicaciones se han comprometido de manera constructiva al desarrollo de un nuevo Reglamento de privacidad electrónica para reemplazar la Directiva de privacidad electrónica existente. ¿Por qué? Porque el proyecto de reglamento finalmente extiende el principio sacrosanto de confidencialidad de las comunicaciones de llamadas telefónicas y SMS para incluir aplicaciones de mensajería y correos electrónicos. Además, el procesamiento de datos ha evolucionado drásticamente desde la antigua Directiva de privacidad electrónica, y los mercados en rápido movimiento requieren rápidamente un marco nuevo y flexible.

También creemos que existe una oportunidad para que el Reglamento de privacidad electrónica impulse la innovación a través de la alineación con el GDPR. Por ejemplo, el GDPR permite un "procesamiento adicional" de datos siempre que no entre en conflicto con los objetivos originales establecidos en el acuerdo con el cliente. Sin embargo, según la Directiva de privacidad electrónica existente, esta opción no existe para los operadores de telecomunicaciones. A medida que los países miembros comenzaron a trabajar en el texto del nuevo Reglamento de privacidad electrónica, esta diferencia se hizo evidente y se trabajó para corregir esta inconsistencia. Por lo tanto, la presidencia austriaca del Consejo Europeo introdujo la referencia al “procesamiento ulterior” y las siguientes presidencias rumana y finlandesa la reconfirmaron.

La gran pregunta es: ¿cómo podemos fomentar la innovación digital europea de forma respetuosa con la privacidad y en coherencia con los valores europeos?

Sin embargo, para sorpresa de las empresas europeas, grandes y pequeñas, dispuestas a empezar a innovar en datos, la propuesta presentada recientemente por la presidencia del Consejo alemán mitigaría esta innovación y se apartaría significativamente del trabajo de presidencias anteriores. Perpetuaría una situación en la que los innovadores de telecomunicaciones europeos están doblemente regulados, mientras que el resto del mundo se rige únicamente por las reglas de GDPR. Las empresas europeas de telecomunicaciones que deseen innovar se verían limitadas por disposiciones específicas del sector en el nuevo borrador del Reglamento de privacidad electrónica.

No es un problema de telecomunicaciones, sino un problema europeo

El impacto negativo se extendería mucho más allá del sector de las telecomunicaciones: las empresas europeas de todos los tamaños tendrían dificultades para cumplir la visión del Comisario Breton de hacer de "Europa un centro de datos global" en beneficio de los ciudadanos y de la competitividad del continente.

Por ejemplo, una ciudad inteligente necesita usar datos de ubicación de smartphones u otros dispositivos de comunicación para analizar patrones y hacer una referencia cruzada de esta información con los conjuntos de datos que posee la ciudad. Esto se puede hacer anonimizando y agregando datos de una manera amigable con la privacidad. Sin embargo, para llegar a ese resultado, los proveedores de telecomunicaciones deben trabajar con metadatos seudonimizados. Las medidas de ePrivacy demasiado restrictivas que no permiten que los proveedores de telecomunicaciones utilicen la seudonimización para los metadatos obstaculizarían los nuevos servicios para gobiernos, empresas y ciudadanos.

La innovación de datos puede ser respetuosa con la privacidad y no hay ninguna razón válida para que Europa sea simplemente un consumidor

Simplemente tome este ejemplo y multiplíquelo por la cantidad de innovaciones potenciales de las nuevas empresas europeas. El resultado: las empresas europeas de todos los tamaños seguirían a la zaga de sus rivales extranjeros; los ciudadanos serían despojados de una opción europea y la brecha de competitividad digital de Europa se ampliaría.

Creemos firmemente que la innovación de datos puede favorecer la privacidad, y no hay ninguna razón válida para que Europa sea simplemente un consumidor de servicios digitales extranjeros, dependiente de los actores tecnológicos estadounidenses y asiáticos. Esto sería malo para la competencia y para los ciudadanos europeos. La UE tiene el potencial real para inyectar más competencia en los mercados digitales globales. Debe aprovechar el día y adoptar regulaciones con visión de futuro para cumplir sus ambiciones.