Fernando Ojeda, CEO de Eurona.
Fernando Ojeda, CEO de Eurona.

¿Qué implicará la agenda España Digital 2025?

Este plan fija el 2025 como plazo para que el 100% del territorio nacional disponga de una conexión a Internet de banda ancha de al menos 100Mbps. El Gobierno quiere así impulsar la conectividad de todo el país, de modo que puedan garantizarse servicios mínimos y esenciales.

¿Es factible este objetivo?

Teniendo en cuenta que todavía una parte importante de la población no tiene conexión ni a 30 Mbps podría parecer complicado, pero es factible. Y además muy necesario para impulsar las economías del medio rural y la cohesión territorial. La tecnología de Eurona lo hace posible ya está en el mercado.

¿Cómo se adelanta Eurona para llevar esta conexión a las zonas rurales?

Eurona ha ampliado su capacidad satelital para convertirse en el primer operador satelital que puede ofrecer los 100 Mbps a todo el territorio de manera viable e inmediata.

¿Es tecnología propia?

Eurona se ha valido de su partner tecnológico Hispasat para ampliar su capacidad satelital, dando un salto al futuro, apostando así por la innovación y por la tecnología ‘made in Spain’.

¿Hay otros servicios parecidos ya en el mercado?

No, a día de hoy actualmente Eurona es el único operador que ha puesto en el mercado de manera real y efectiva esta conectividad satelital de 100 Mbps capaz de llegar a la totalidad del territorio, sin importar si se trata de zonas aisladas, despobladas o de difícil orografía.

¿Qué beneficios implica este tipo de conexión ultrarrápida?

Supone una auténtica revolución para el mundo rural. Duplica la máxima velocidad existente en la actualidad en el mercado de Internet por satélite. Esto permite poder igualar la capacidad de la fibra óptica o, lo que es lo mismo, que los habitantes del mundo rural puedan acceder a Internet a la misma velocidad que lo hacen los habitantes de la ciudad.

Eurona ha aumentado su capacidad satelital para llevar 100 Mbps a la España rural

¿Tiene calidad suficiente?

Se trata de una conexión de calidad, que permite utilizar Internet por varios usuarios simultáneamente y con varios dispositivos al mismo tiempo. Es decir, una persona puede estar teletrabajando al mismo tiempo que otro está navegando por Internet y otro viendo una película en streaming.

¿A cuántas personas podría beneficiar esta tecnología?

Con nuestra tecnología ofrecemos desde ya una respuesta inmediata a todo el territorio nacional. En concreto al 15% de la población -en torno a 7 millones de personas-, que todavía no dispone de esta conexión ultrarrápida, sobre todo en zonas remotas y pequeñas poblaciones.

¿Qué impacto tendrá la banda ancha de 100 Mbps en términos económicos para las zonas rurales?

La llegada de la conexión ultrarrápida de Internet por satélite a todos los municipios tendrá un impacto tractor sobre la actividad económica del medio rural, que permitirá, entre otras cosas, la creación de un nuevo tejido empresarial vinculado a la sostenibilidad y la transformación digital de los negocios rurales y del sector agroalimentario, generando empleo, fijando población y evolucionando hacia una sociedad más igualitaria y justa.

¿Y en términos sociales?

Asimismo, esta banda ancha ultrarrápida también desempeñará un papel crucial en la conexión de los servicios básicos de movilidad y emergencias, para los que la inmediatez de las comunicaciones es de vital importancia para un intercambio de información eficiente en tiempo real.

Banda de 100Mbps, el objetivo de Agenda Digital de España 2025.
Banda de 100Mbps, el objetivo de Agenda Digital de España 2025.

¿Cómo ayudará este servicio concretamente a actividades tan importantes en el medio rural como el sector agroalimentario?

Este servicio tiene como objetivo abordar el reto de la despoblación en España mediante la transformación digital de las empresas del sector agroalimentario de las zonas rurales a través del uso combinado de la conectividad y la analítica de datos. Este objetivo general se traduce en objetivos específicos, como, por ejemplo, proveer acceso a banda ancha y herramientas necesarias para la digitalización de las empresas del sector agroalimentario en la España rural.

Y no partimos de cero, pues contamos con la experiencia de haber proporcionado conectividad a través de la tecnología Hotspot-WiFi vía satélite a las plantaciones de verduras de Florette en Alicante, que permiten a los agricultores transmitir a tiempo real los datos de la gestión de sus cultivos desde sus dispositivos móviles.

Asimismo, entre otros casos de uso, Eurona también proporciona conectividad a través de puntos WiFi- Hotspot vía satélite a una explotación ganadera de 400 hectáreas en la que pastan 130 reses en Mediana del Voltoya (Ávila). Las reses son portadoras de collares sensorizados, que recogen información relativa al estado de sus animales, datos sobre su cuidado, localización, control y monitorización.

¿Cómo contribuye a evitar la despoblación?

Internet al final es un aliado clave contra la despoblación ya que es una herramienta que contribuye a fijar la población al ofrecer garantías de supervivencia a estas zonas. Potencia el tejido empresarial, optimiza las actividades económicas más importantes de la zona y además permite a los habitantes de este entorno acceder a servicios básicos como el teletrabajo, la educación a distancia o el ocio y entretenimiento online, entre otras cosas.

Internet es un aliado clave contra la despoblación

¿Este proyecto está en línea entonces con los fondos europeos que priorizan las inversiones en digitalización?

Por supuesto, la digitalización está llamada a ser una de las palancas clave en la salida de esta recesión, ya que recibirá el 33% de los fondos europeos. Y es evidente que sin conectividad no hay digitalización. Por eso damos respuesta al , que prevé destinar 15.000 millones hasta 2023 a este tipo de proyectos innovadores relacionados con la digitalización, la ciberseguridad, el 5G, el emprendimiento a través del fomento de nuevas startups o la formación en competencias digitales, entre otras.

¿No es arriesgado apostar por el nicho rural donde otros no llegan?

No es nada nuevo. Tenemos más de diez años de experiencia en el sector de las telecomunicaciones por satélite. Desde nuestros orígenes, nuestra filosofía siempre ha estado ligada a llevar Internet a los sitios más recónditos. Hemos conectado escuelas y hospitales en África, hemos dado conexión en el desierto y llevamos la banda ancha a las zonas despobladas o de difícil orografía donde la fibra óptica no está ni se le espera por no resultar rentable. Estar conectado a Internet, y más en los tiempos que corren, es un derecho universal y una auténtica necesidad, por eso, democratizar el uso de Internet siempre ha sido un objetivo en nuestros planes de negocio. Trabajamos en un nicho que tiene una necesidad real de estar conectado. Y eso para nosotros es rentable social y económicamente.

El satélite es una tecnología ubicua que puede llegar a cualquier rincón por deslocalizado que se encuentre

¿Por qué el satélite sí puede llevar Internet a estas zonas y la fibra no?

El satélite, aunque pueda asociarse solo a grandes retransmisiones audiovisuales, permite llevar Internet a todo el territorio. Es una tecnología ubicua, como un paraguas que todo lo cubre, de manera que nos permite llegar a cualquier rincón por deslocalizado que se encuentre sin grandes costes ni el despliegue de grandes infraestructuras. Solo con la instalación de una antena y un router, es posible llevar Internet de banda ancha a cualquier lugar. La fibra óptica, por su parte, aunque es la tecnología más popular del mercado, requiere el despliegue de infraestructuras que solo son rentables para los operadores en entornos urbanos o grandes núcleos de población.