"Cariño, aterrizo en veinte minutos". Frases como ésta ya pueden ser enviadas desde las alturas para informar a nuestros seres queridos de que llegamos a tierra firme a través de un mensaje SMS o por correo electrónico.

Ahora que los mensajes y los e-mails toman cuerpo a miles de metros del suelo, se puede afirmar que estamos muy cerca de la movilidad total, esa que se identifica con el lema de "any time, any where" aunque, como siempre, con algunos matices.

Los inconvenientes son varios: no se ofrecen estos servicios en todos los aviones, ni en cualquier clase de pasaje. Al menos esas son las condiciones impuestas Iberia.

La compañía aérea acaba de anunciar la incorporación de los servicios de comunicación e-mail y SMS en sus aviones Airbus 340 que estará disponible en los próximos meses. Esta prestación se proporcionará a los pasajeros de First y Business Class, así como a la tripulación, y cada mensaje tendrá un coste de 2,1 dólares.

Todo ello gracias al producto InFlight Communicator de Matsushita basado en comunicación por satélite. El mecanismo en sencillo. En los reposabrazos de los asientos, los pasajeros de First y Business Class tienen unas pantallas Matsushita MAS S3000 de vídeo y un teclado virtual. Sin la necesidad de equipos adicionales, los viajeros pueden escribir un mensaje de texto que llegará a tierra de forma casi instantánea a través de la red de satélites de cobertura mundial ARINC GLOBALink. Posteriormente, en tierra, un sistema de entrega patentado por Tenzing, hace llegar los mensajes a las direcciones de correo electrónico o los teléfonos móviles GSM, en menos de 15 segundos.

Pero aún hay más. La flota de aviones de Iberia Airbus 340/600 dispone de servicios de entretenimiento como son los 17 canales de vídeo y 12 de audio para la clase Business; juegos interactivos como el Buscaminas, Solitario o Black Jack; o la posibilidad de ver en la pantalla personal lo que está grabando, en tiempo real un cámara exterior situada en el timón de cola del avión.