Ericsson y AT&T Drive acaban de lanzar una solución Wi-Fi que proporciona a los usuarios un acceso sencillo a conectividad inalámbrica en sus vehículos.

Chris Penrose, vicepresidente de Internet de las Cosas de AT&T Mobility, afirma: “AT&T colabora con Ericsson para ofrecer a los automovilistas la posibilidad de acceder y gestionar su cuenta de Wi-Fi mediante 4G/LTE. Esto supone otro hito en nuestra relación estratégica con Ericsson mientras continuamos sentando nuevas bases al hacer posible la experiencia de coche conectado de última generación para los consumidores”.

Wi-Fi en coche, una tendencia al alza
Wi-Fi en coche, una tendencia al alza

La solución de Ericsson ofrece a la posibilidad de activar una prueba gratuita de conexión Wi-Fi, comprar una sesión de datos para su vehículo y gestionar su cuenta Wi-Fi desde el interior del mismo.

Glenn Laxdal, director de Tecnología y Estrategia de Ericsson para América del Norte, añade: “En Ericsson estamos encantados de seguir ampliando nuestra relación con AT&T Drive y de ayudar a potenciar el nuevo portal WiFi online de AT&T mientras la Sociedad Conectada continúa siendo una realidad”.

Los servicios del coche conectado son elementos cada vez más valorados por los consumidores a la hora de comprar un vehículo. Ericsson y AT&T han colaborado recientemente en una encuesta global sobre consumo: tres de cada cuatro entrevistados afirman que los servicios de coche conectado serán un punto importante a la hora de comprar su próximo coche.

Entre los resultados obtenidos de este estudio, destaca que:

-El 62% de los encuestados estadounidenses conocen el término “coche conectado”.

-El punto de conexión Wi-Fi ocupa el primer lugar entre las características que los norteamericanos desean tener en su coche.

-Casi el 75% de los encuestados después de conocer los servicios de coche conectado consideran que es una cualidad importante de su próximo automóvil.

Además de las características de seguridad e infotainment (información + entretenimiento) que permite la conectividad, los fabricantes de automóviles pueden usar también la conectividad para actualizaciones de software por vía inalámbrica y configuraciones descargables avanzadas de motores. Para el cliente, esto supone que los servicios de coche conectado añadirán nuevas capacidades y mejorarán la experiencia de conducción años después de la compra.