Narda Safety Test Solutions acaba de presentar ADFA 2 (en la foto), la segunda versión de su antena automática “Direction Finding” recientemente desarrollada. Con esta solución, los ingenieros especialistas de medición de la compañía han más que triplicado el rango de frecuencias.

De hecho, conectada al receptor en tiempo real de alta potencia SignalShark de la firma, puede localizar automáticamente, con gran precisión y seguridad, señales de entre 10 MHz y 8 GHz (frente al modelo anterior ADFA 1: 200 MHz - 2,7 GHz). Al igual que su “hermana pequeña”, la reciente creación proporciona, en pocos segundos, unos resultados estables de medición a los que no les afectan las reflexiones. Gracias a su amplio rango de frecuencias, se cubren con total seguridad tareas de localización tanto con frecuencias bajas como con las altas de las futuras aplicaciones 5G. La antena, compacta y universal, combina una gama inmensamente grande con un mínimo de gasto en equipos. Esto hace que este dispositivo sea especialmente interesante para los operadores de redes de telefonía móvil, autoridades reguladoras y para su uso en el sector militar.

Para su utilización móvil, esta antena también se puede montar, de manera sencilla y totalmente reversible, sobre el techo de un coche con ayuda de un soporte magnético. Con solo un cable se puede conectar al SignalShark. De esta manera proporciona mediciones precisas y una alta precisión incluso sin las habituales tablas de corrección para vehículos y trípodes. El potente software de localización del equipo muestra automáticamente al usuario dónde se esconde, con toda probabilidad, el elemento perturbador buscado. Para ello, el usuario no necesita ni un ordenador externo ni un asistente.

Narda STS ADFA 2.
Narda STS ADFA 2.

La ADFA 2 está compuesta, principalmente, por un nivel con nueve elementos de antena (dipolos), así como de una antena de referencia omnidireccional. Esta última permite observar el espectro durante la localización. El principio de la localización automática para receptores monocanal se basa en la medición de la diferencia de fases entre elementos de antena. Así, los nueve dipolos se miden con respecto a la antena central de referencia. Cuanto mayor sea la distancia entre ellos y, por lo tanto, la diferencia de fases registrada, más fiables serán las localizaciones. Como novedades debido a la ampliación de las frecuencias en ambos extremos de la escala disponemos de un nivel inferior para el rango de 10 hasta 200 MHz, así como otro superior para el rango de 2,7 hasta 8 GHz. Con un diámetro de solo 480 mm sin cambios externos, los niveles adicionales, en comparación con el ADFA 1 (200 MHz - 2,7 GHz), solamente suponen un kilogramo más de peso, pasando ahora a los 6,5 kg.