Edificio Anselm Turmeda del campus de Palma de Mallorca de la UIB.
Edificio Anselm Turmeda del campus de Palma de Mallorca de la UIB. A.Costa / UIB

La (UIB) mejora el control de aforos con Vodafone. La operadora ha implantado una solución en la que permite tener datos objetivos sobre el uso de espacios de la universidad y controlar los aforos de las zonas de uso público. Se trata de un proyecto enmarcado dentro del acuerdo de colaboración entre la telco y la institución educativa y que es pionero en este sector en España.

El objetivo del mismo es proporcionar información fiable sobre el uso que hacen los alumnos, profesores y personal de la universidad de los espacios comunes como bibliotecas, laboratorios, aulas, etc. De esta manera, se han llevado a cabo un proyecto de Vodafone Analytics, la solución basada en Big Data de la compañía que, a través de datos anonimizados y agregados, es capaz de proporcionar información relevante a las empresas.

Mediante la información de las antenas de telefonía móvil, los responsables de la UIB disponen de una comparativa interanual de 2019 vs 2020 con el perfil de los visitantes y los horarios a los que suelen acudir a la universidad. De esta forma, se podrá analizar cómo la pandemia ha cambiado los hábitos de los alumnos que acuden al campus.

Uno de los datos más interesantes que se ha extraído es el porcentaje de visitantes que recibía el campus de la Universidad en Mallorca en 2020, comparado con el dato del año anterior. Mientras que en octubre de 2019 eran más de 13.000 el número de visitantes diarios de media, en octubre de 2020 esta cifra apenas superaba los 4.000 visitantes diarios de media, lo que supone un descenso de casi un 70%. Este dato pone de manifiesto las medidas de semipresencialidad que se han llevado a cabo en la Universidad para que sea posible mantener la distancia social en las aulas y no se superen los aforos permitidos en los espacios comunes.

Adicionalmente, el proyecto también incorpora una herramienta capaz de contabilizar la presencia de personas y su movimiento por el campus. Para ello, se utiliza la red Wi-Fi desplegada en la Universidad, con la que se puede detectar la presencia de los dispositivos móviles. Esta información queda almacenada para su posterior análisis. Estos datos resultan muy interesantes a la hora de poder determinar a qué clases acuden los alumnos, las horas de mayor afluencia en el campus, las horas de llegada, etc.

Este tipo de herramientas tienen un interés muy elevado desde un punto de vista académico pues puede ayudar, por ejemplo, a determinar aquellos momentos del curso en los que se produce una menor presencia de estudiantes en el campus. Pero, además, y dentro de la situación actual provocada por la pandemia, estas herramientas adquieren un interés adicional desde el punto de vista de la gestión de la ocupación de los espacios públicos. Muchas instituciones educativas se han visto obligadas a implantar un modelo de semipresencialidad en las aulas y, por ello, la aplicación desarrollada por Vodafone también puede usarse para el citado control de aforos en edificios.

Esta aplicación sienta las bases para posibles ampliaciones futuras, como por ejemplo que los datos más relevantes podrían ser consultados por los estudiantes en tiempo real desde sus dispositivos o desde cartelería electrónica instalada en el campus

La Universitat de les Illes Balears es la institución educativa de referencia en el archipiélago, con más de 12.000 alumnos anuales y tres sedes repartidas en las islas de Mallorca, Menorca e Eivissa. Por el momento, esta innovadora solución se encuentra instalada en el edificio Anselm Turmeda del campus de la universidad en Palma de Mallorca, aunque la intención por ambas partes es ampliar el compromiso e implantarlo en el resto de sedes de la UIB.

 

Rastreo de precisión de vehículos, drones y mercancías

Vodafone también ha anunciado que está probando una nueva tecnología de posicionamiento preciso para asegurar la conducción autónoma, agilizar el trabajo a los servicios de emergencia con drones, o ubicar vehículos autónomos, entre otras ventajas. La compañía ha empleado con éxito esta innovación para conseguir rastrear a distancia un vehículo a solo 10 centímetros de su ubicación, una mejora de más de tres metros en comparación con los sistemas estándar actuales basados en satélites. Esta prueba se ha realizado en colaboración con el proveedor de posicionamiento global , utilizando la plataforma global de Internet de las cosas (IoT) de la operadora.

La precisión milimétrica es fundamental para la adopción masiva de vehículos autónomos no sólo en la carretera, sino también en fábricas, aeropuertos, astilleros y cualquier lugar donde las máquinas estén en movimiento. Una escala de centímetros es crucial para garantizar la seguridad de los pasajeros de un autobús sin conductor o para conocer la ubicación precisa de un dron médico. También permitirá que un camión autónomo tenga en cuenta a otros usuarios de la carretera, incluidos los ciclistas, cuyas bicicletas eléctricas pueden transmitir automáticamente su posición y dirección de viaje prevista.

Sobre esta prueba, Justin Shields, director de Plataformas y Soluciones de Vodafone, ha declarado: “Es posible que todavía no podamos localizar una aguja en un pajar, pero estamos cerca. Lo que podemos hacer ahora es integrar nuevos servicios digitales como este con nuestra plataforma global de IoT y redes rápidas, y ofrecerlo de manera segura a muchos millones de clientes”.

“Nuestros servicios de 5G e IoT en los edificios ya permiten que los centros de producción, los laboratorios de investigación y las fábricas realicen trabajos de precisión críticos, y a menudo peligrosos, con robots. Ahora estamos aplicando los mismos niveles de precisión al mundo al aire libre”, añade.

Los vehículos, maquinaria y dispositivos habilitados para Vodafone IoT, cuando se vinculan con la red integral de Sapcorda de receptores y tecnología de aumento del Servicio de Sistema de Navegación Global (GNSS), mejoran la precisión de la ubicación al corregir parámetros como la curvatura de la tierra, retrasos atmosféricos y diferencias de reloj de los satélites de posicionamiento global. Esto ofrece a las corporaciones un posicionamiento hiperpreciso que pueden utilizar para garantizar un entorno seguro para sus empleados, sus clientes, el público y sus máquinas.

Combinada con video y diagnósticos a bordo, la tecnología también permitirá a los operadores de vehículos realizar inspecciones remotas sensibles a la ubicación e incluso parar máquinas como cortadoras de césped cuando se encuentren con personas.