La UIT y la sostienen que los altos costes del acceso a Internet en relación con los ingresos siguen siendo uno de los principales obstáculos al uso de servicios TIC en todo el mundo. Teniendo en cuenta las diferencias de ingresos, una suscripción de banda ancha móvil con al menos 1,5 gigabytes de datos cuesta alrededor de cuatro veces más en los países en desarrollo que en los desarrollados.

Ambas asociaciones han publicado el informe "La asequibilidad de los servicios TIC 2020" en el que analizan cinco categorías: banda ancha móvil, banda ancha fija, datos móviles y voz de bajo uso, datos móviles y voz de alto uso, y móvil de uso bajo. Los precios de los servicios en las cinco categorías continuaron disminuyendo de forma lenta pero constante durante el año pasado.

Aunque las redes 4G cubren el 85% de la población mundial, la mitad de esas personas todavía seguían sin acceso en 2020

Los países en desarrollo fueron los principales motores de esta caída mundial de los precios. Sin embargo, sigue existiendo una marcada brecha de asequibilidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Mientras que las redes 4G cubren áreas con alrededor del 85% de la población mundial, casi la mitad de esas personas todavía estaban fuera de línea en 2020.

Precio medio de conexión de banda ancha en el mundo.
Precio medio de conexión de banda ancha en el mundo.

"La tendencia a la baja de los precios de la banda ancha móvil y fija es alentadora, pero necesitamos fortalecer nuestros esfuerzos para reducir los precios en los países en desarrollo", sostiene Houlin Zhao, secretario general de la UIT. "Si bien la pandemia Covid-19 ha estimulado la transformación digital, necesitamos conectar a todas las personas con la educación, el trabajo, la salud, los negocios y los servicios gubernamentales. Construimos la infraestructura para un futuro mejor, no sólo para tiempos difíciles".

El servicio de banda ancha de nivel básico en los países en desarrollo no debería costar más del 2% del RNB o PIB, según Naciones Unidas

Según la Meta 2 de la Comisión de Banda Ancha de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible para 2025, el servicio de banda ancha de nivel básico en los países en desarrollo no debería costar más del 2% del Ingreso Nacional Bruto (RNB) mensual per cápita. El precio medio mundial de los servicios de banda ancha móvil a nivel de entrada en 2020 se situó dentro de ese objetivo, del 1,7%. Sin embargo, el precio medio de los servicios de banda ancha fija de nivel básico (es decir, al menos 5 GB) estaba considerablemente por encima del objetivo, del 2,9%.

El alto coste de acceso a Internet frena la conectividad universal.
El alto coste de acceso a Internet frena la conectividad universal. ITU.

La banda ancha en los países en desarrollo tenía un precio medio del 2,5%, en comparación con sólo el 0,6% en los países desarrollados, según el informe. Durante el año pasado, el número de economías que cumplieron el objetivo de asequibilidad del 2% aumentó en seis: de las 190 economías cubiertas en el informe, 106 han alcanzado el objetivo, mientras que 84 tienen precios por encima del objetivo.

Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, señala: "Los servicios TIC en la mayoría de los países menos adelantados siguen siendo prohibitivamente caros, incluso para los usuarios de nivel básico".

A pesar de la disminución media de los precios en el último año, la oferta de banda ancha móvil era inasequible en 39 de los 43 de estos países, mientras que la de banda ancha fija era inasequible en 32 de los 33 de los que se dispone de datos.

En el caso de un servicio de banda ancha fija, el precio medio en los países desarrollados se situó en el 1,2% del INB per cápita mensual, mientras que en los países en desarrollo el precio medio fue mucho mayor, del 4,7%. De las 178 economías para las que se recopilaron estos datos, el precio estaba por debajo del 2% en 67 economías y por encima de este umbral en las otras 111.

"Estos datos aclaran que necesitamos acelerar rápidamente los progresos para eliminar las barreras de costes a los servicios de Internet", apunta Sonia Jorge, directora eEjecutiva de A4AI. "La pandemia no sólo subraya la importancia crítica del acceso a Internet en el mundo actual, sino que ha dejado al descubierto la magnitud de la desigualdad digital que queda. Necesitamos medidas ambiciosas y coordinadas para poner a disposición de todos una conectividad asequible y de calidad, con esfuerzos dirigidos a aquellos que tienen menos probabilidades de estar en línea, incluidas las poblaciones pobres y rurales, las mujeres y las personas que viven en los países menos adelantados. A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la necesidad de ampliar la conectividad a todos se vuelve cada vez más urgente".

“A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la necesidad de ampliar la conectividad a todos se vuelve cada vez más urgente”

Los servicios de banda ancha fija, la categoría más cara estudiada, registraron el menor cambio en el último año. Esta aparente estabilidad de precios, sin embargo, no refleja las recientes y variadas mejoras de calidad. En las economías desarrolladas, la velocidad media de las conexiones de nivel básico aumentó de 30 a 40 megabits por segundo (Mbit/s) el año pasado. En los países en desarrollo, sólo aumentó de 3 a 5 Mbit/s.

África fue testigo de los mayores descensos de precios en las cinco categorías en términos relativos, aunque sus precios medios siguen estando muy por encima de los precios mundiales. En general, las disparidades regionales son menos pronunciadas que la brecha entre las economías con diferentes niveles de ingresos.