La industria española se encuentra inmersa en un proceso de transformación no exento de obstáculos. El camino hacia la Industria 4.0 ha dado un paso más hacia el 5.0, hacia una revolución que combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que se integrarán en las organizaciones, las personas y los activos.

Sin embargo, el grado de madurez y adopción de estos avances no se está logrando de forma homogénea en el tejido productivo nacional. Los proyectos varían en función del tamaño de la organización, su campo de actividad y sus recursos. La automatización y la robotización fue el primer estadio, pero no ha servido para todos. Ante un entorno tan competitivo, las empresas demandan flexibilidad y lograrla es un gran reto tanto para las propias compañías como para los fabricantes, pues han de amoldarse a las casuísticas particulares y ofrecer servicios adaptados y alineados a las necesidades del negocio.

La industria española emprende su camino hacia la revolución 5.0
La industria española emprende su camino hacia la revolución 5.0

La integración de los mundos IT y OT, la normativa y regulación, la conectividad ubicua e inalámbrica, el edge computing, el análisis de datos en tiempo real, las tecnologías emergentes como IoT, IA, edge computing, realidad mixta, digital twins… son muchos desafíos los que se plantean. Y, por encima de ellos y de manera universal: la ciberseguridad. Pasar a un entorno industrial en el que está todo conectado aumenta la superficie de ataque y los quebraderos de cabeza. Se necesitan herramientas que permitan segmentar y visualizar lo que ocurre en las redes y abordar esta protección desde los cimientos, con la concienciación y formación del empleado siempre en mente.

, en colaboración con , e , ha reunido a un selecto grupo de empresas para debatir sobre el presente y futuro de este sector en nuestro país. Al encuentro han acudido representantes de , , , , y .  

En las próximas semanas estarán disponibles las conclusiones de este interesante encuentro.