Los centros de datos, independientemente de su tamaño o de si su gestión es externalizada o asimilada por el equipo tecnológico de la compañía, se han convertido en elementos imprescindibles para la buena marcha de una empresa, dada la necesidad de ésta de manejar, almacenar y tener a mano datos críticos para su negocio. Sin embargo, no basta con disponer de un CPD, es necesario que éste se ajuste a las prioridades de la compañía, entendidas dichas prioridades no sólo en términos económicos sino también en cuanto a su política de negocio.   Todo ello pasa por un diseño adecuado del data center que no caiga ni en el sobredimensionamiento del mismo, ni en la puesta a punto de un centro que no de la talla. DATA CENTER MARKET ha organizado una mesa redonda bajo el epígrafe de “Diseñar sin sobredimensionar”, que ha contado con la participación de representantes de dos de los principales proveedores de centros de datos, INTERXION y GLOBAL SWITCH, además de empresas como EMERALD y QUARK, especializadas en el diseño de centros de datos, además de FUJITSUHEWLETT PACKARD con servicios para desplegar e integrar tecnología en un data center.

Todos ellos han coincidido en que saltarse la fase previa a la puesta en marcha de un centro de datos, es decir, eludir el análisis de la situación de partida y la planificación del proyecto de desarrollo del CPD -o bien la reestructuración del mismo-, supone en el mejor de los casos retrasar la inversión de un diseño a medida, es decir, de una solución que encaje como un guante con respecto a los requerimientos del centro en cuestión.
Ricardo Abab, director general de Quark, señala que “la mayoría de los centros de datos en España están obsoletos y necesitan de continuas innovaciones, esto se ha acelerado en los últimos cuatro años con la introducción de novedades a nivel tecnológico en hardware y servicios como cloud computing, pero hay mucho trabajo por delante. Lo fundamental es transmitir al cliente la idea de que el valor de un centro de datos no se consigue ahorrando en ingeniería, muy al contrario, acondicionando el CPD con la ingeniería indicada se mejora el rendimiento del centro y se gana en productividad”.
Para Markel Gruber, director general de Global Switch, “un centro de datos bien diseñado es aquel capaz de garantizar la adecuada viabilidad del negocio, teniendo en cuenta que la marcha de la empresa puede variar a lo largo del tiempo, el CPD tiene que ser flexible para adaptarse a los requerimientos que van surgiendo en cuanto a potencia y espacio, por ejemplo”. En este punto también coincide Raquel Figueruelo, responsable de Marketing de Interxion España, que nos recuerda que “un centro de datos actualmente tiene que basarse en tres premisas: metros, potencia y conectividad, y trabajar a partir de ellas contando con una planificación y diseño que le permita crecer conforme a los requerimientos de su empresa o, en nuestro caso, de sus clientes, pero siempre teniendo en cuenta que los cambios acometidos en un centro deben realizarse pensando en el CPD en términos globales, las modificaciones de parte del centro repercutirán en el resto del mismo”.

Se demanda más consultoría
La fase de análisis y consultoría previa al diseño de un centro de datos es cada vez más demandada, pero no siempre se le da el valor que tiene. Gregorio Fernández, Business Developer de Critical Facilities Services de HP, explica que “en términos económicos, en un proyecto global de envergadura, la fase de consultoría y planificación puede suponer tan sólo el 1% del presupuesto, es decir, que el coste no debería ser un freno para demandarla, máxime si se tiene en cuenta los beneficios que conlleva en cuanto a ahorros al diseñar a medida”. Sin embargo, muchas empresas empiezan a verlo “como un servicio de preventa totalmente gratuito y demandan auditorías sin un compromiso cerrado posterior”, lo que hace que los integradores y diseñadores se piensen muy mucho ofrecer este servicio a compañías de poca envergadura que no garantizan la continuidad del proyecto.  
Por su parte, Carlos Nacarino, socio director de Emerald, resalta que “actualmente muchas empresas ya se han asesorado antes de demandar los servicios de un integrador y diseñador y demandan un centro de datos con unos determinados requerimientos, especialmente los ligados a cumplir con ciertos niveles de certificación”.
  Finalmente, Miguel Baena, Senior Solution Architect de Fujitsu, resalta el futuro pasa por “aunar el presupuesto del centro de datos con la partida dedicada a la inversión en TI, lo que redunda en un ahorro en infraestructuras y en un avance con la puesta a punto en tecnología de vanguardia que resuelva problemas de espacio, sobredimensionamiento o gasto energético excesivo en el CPD”.