Rosa Ronda, responsable de BT España.
Rosa Ronda, responsable de BT España.

BT anuncia que ha finalizado la venta de su negocio en España de servicios ICT gestionados a nivel nacional, que incluye la infraestructura de red doméstica, a fondos gestionados por Portobello Capital, tal y como hizo público en diciembre de 2019.

Con esta decisión, las operaciones de BT en Españase centrarán ahora en dar soporte, con la próxima generación de servicios de seguridad, cloud y conectividad, a las operaciones de clientes multinacionales, tanto con negocio en nuestro país como con sede en España, con proyectos de expansión internacional.

Un equipo de profesionales altamente cualificados de las oficinas de BT en Madrid y en Barcelona y de su centro de operaciones de Ciber seguridad, ubicado en Madrid, serán los encargados de ofrecer este soporte.

BT mantendrá sus puntos de acceso en España para conectarse a su red global, a través de un acuerdo mayorista, y acceder a la infraestructura doméstica gestionada por la unidad de negocio de la que se desprende.

Al frente de la filial española de BT estará Rosa Ronda(en la foto), profesional con una trayectoria de 26 años en la empresa. Antes de este nombramiento, durante los últimos 9 años Rosa ha sido directora financiera de BT en España.

“Es un honor liderar BT en España cuando inauguramos un nuevo capítulo en nuestra dilatada y exitosa historia con la que hemos conseguido convertirnos en el socio tecnológico preferente para clientes multinacionales que operan en nuestro país”, afirma Ronda. “Nuestro nuevo enfoque en clientes globales-continúa- mejora nuestra posición como socio tecnológico de confianza de soluciones digitales y de conectividad seguras y fiables a clientes multinacionales de todo el mundo.”

La venta forma parte de la transformación de la unidad global de BT para dar respuesta a las necesidades de servicios de conectividad, cloud y seguridad de sus clientes multinacionales. Además de la transacción cerrada en España, el proceso de enfoque del negocio contempla la desinversión de operaciones de la telco en Latinoamérica y Francia como anunció la compañía en marzo de este año.