Los accionistas del Grupo Euskaltel han aprobado por una amplia mayoría todas las propuestas de acuerdo formuladas por el Consejo en la Junta General ordinaria celebrada en la sede social de la Compañía en Derio (Bizkaia).

La Junta General de Accionistas ha aprobado las Cuentas Anuales del Grupo Euskaltel, los Informes de Gestión y el Estado de Información No Financiera referidos a 2019. Estos informes confirman los buenos resultados logrados tanto en el incremento de la base de clientes como en la rentabilidad, como resultado de la puesta en marcha de las iniciativas de gestión eficientes marcadas en la hoja de ruta estratégica de la compañía.

En su intervención ante los accionistas, el consejero delegado del Grupo Euskaltel, José Miguel García, ha destacado precisamente el cumplimiento de todos los objetivos comunicados al mercado. “El último año ha sido un periodo de ejecución y cumplimiento para Euskaltel, ya que hemos completado con éxito la hoja de ruta que nos habíamos marcado, lo que ha redundado en un crecimiento en clientes y en rentabilidad de la compañía. Los hitos de nuestra hoja de ruta han sido la consecución de una estructura organizativa única, la consolidación y transformación del negocio actual y el lanzamiento a nivel nacional con la marca Virgin telco”.

La Junta General de Accionistas de Euskaltel aprueba la hoja de ruta de la operadora.
La Junta General de Accionistas de Euskaltel aprueba la hoja de ruta de la operadora.

Organización única y transformación del negocio

El primer hito de la hoja de ruta ha sido la creación de una compañía integrada que cuenta solamente con cinco divisiones y da apoyo a sus cuatro marcas. Esta estructura integrada y eficiente genera gran cantidad de eficiencias y se ha convertido en la plataforma perfecta desde la que lanzar la expansión nacional.

El segundo hito ha consistido en consolidar y transformar el negocio tradicional a través de un cambio en el modelo de distribución de la compañía hacia un modelo con más peso de los canales online y telemarketing, y también a través de la homogeneización de la oferta en las tres compañías, que siguen manteniendo sus marcas tradicionales, pero comparten ofertas y se han visto reforzadas. Por último, la creación de “La Fábrica”, que agrupa las divisiones de Red y Operaciones, ha impulsado la generación de eficiencias, junto al despliegue de medio millón de hogares a través de acuerdos mayoristas, que permitirán aumentar el mercado objetivo en las regiones tradicionales Del Grupo.

Los datos de la compañía reflejan la evolución positiva continuada de la empresa durante los últimos trimestres. Los resultados de negocio en el primer trimestre del ejercicio muestran la vuelta al crecimiento y la rentabilidad, lo que ha permitido reducir el nivel de endeudamiento de manera significativa: los ingresos han crecido un 0,1% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, la rentabilidad ha crecido de manera significativa, con un aumento del Ebitda del 8,1%, al tiempo que la reducción de la deuda se ha acelerado, hasta 4,1 veces el Ebtida.

Crecimiento y creación de valor para el accionista

Desde esta sólida base, el Plan de Negocio 2020-2025 asegura el crecimiento y la creación de valor para el accionista. Cabe recordar que este plan, presentado el pasado 10 de marzo, prevé un crecimiento en las principales magnitudes financieras y de negocio para los próximos años, basado, fundamentalmente, en la ejecución de su plan de expansión nacional, que ha transformado a la compañía en un negocio de crecimiento.

El Grupo prevé que la expansión nacional más que duplique el volumen de la base de clientes actuales tanto en servicios fijos como en móviles. Así, espera multiplicar por 2,3 su base de clientes actuales de telecomunicaciones fijas, hasta superar los 1,5 millones de clientes, incorporando a su base alrededor de 800.000 nuevos clientes fijos procedentes de la expansión nacional con la marca Virgin, de tal modo que en cinco años la base de clientes del Grupo se distribuirá al 50% entre los usuarios de sus mercados actuales y los procedentes del resto del 85% del mercado en el que no estaba presente hasta ahora.

Como consecuencia del crecimiento en la base de clientes, tanto de fijo como de móvil, los ingresos crecerán prácticamente el doble en los próximos cinco años, con una media de crecimiento anual del 11%. Los ingresos del Grupo alcanzarán los 1.300 millones de euros de ingresos, frente a los 685 millones a cierre de 2019. Se espera que en 2025 el 40% de los ingresos totales del Grupo procedan del negocio correspondiente a la expansión en el resto del Estado.

El ebitda del Grupo crecerá una media del 6% anual, hasta alcanzar el rango de alrededor de 470-520 millones de euros, desde los 345 millones actuales, lo que representa un crecimiento del 45% con respecto a los niveles actuales. Este crecimiento estará basado en los resultados de la expansión nacional, así como en la ampliación de la huella en los mercados actuales y en las medidas de eficiencia implementadas.

Para 2025 se espera que el flujo de caja operativo alcance los 240-280 millones de euros, lo que representa un 40% de crecimiento respecto a 2019.

Plan de expansión nacional. Lanzamiento de Virgin telco

El tercer hito de la mencionada hoja de ruta ha sido el inicio del plan de expansión con el lanzamiento, el pasado 20 de mayo, de la nueva marca Virgin telco con el objetivo de llegar al 85% del mercado nacional al que no tenía acceso hasta este momento, para poder dar servicio a un total de 18,4 millones de hogares, desde la base de la fortaleza en sus mercados naturales de País Vasco, Galicia y Asturias, donde opera con sus tres marcas – Euskaltel, R y Telecable - La fortaleza de la marca Virgin, unida al conocimiento del mercado, la calidad del servicio, y el alto valor de los productos de Euskaltel, supondrá que el posicionamiento de la marca Virgin telco en el mercado español será un posicionamiento de valor, como combinación de un gran servicio al cliente y un precio competitivo, enfocados a aportar valor al cliente.

En opinión del consejero delegado del Grupo Euskaltel, “España es un mercado con una de las infraestructuras de telecomunicaciones más completas tanto de Europa como del mundo, y ahora necesita a nivel nacional una oferta más alineada con estas necesidades y sobre todo que defienda las decisiones de cada cliente, cediéndole el control, respetándolo y sin reglas obsoletas”.