Keepler Data Tech ha logrado un crecimiento superior al 30% de forma consecutiva en los años 2020 y 2021 y alcanza un récord histórico de resultados en el último trimestre de este año. Con esta evolución, la compañía prevé alcanzar en torno al 50% en 2022, tal y como indica su CEO, Juanma Aramburu.

Desde su fundación en 2018, Keepler no ha parado de crecer y actualmente cuenta con más de 130 empleados y presencia en España, Alemania y Portugal. El objetivo de la compañía es continuar su expansión: “Queremos ser líderes en el ámbito de los datos, big data y machine learning a nivel europeo y, para los próximos años, no descartamos lanzar operaciones locales en otros países en los que falta madurez en la gestión del dato”, indica Aramburu. En concreto, para 2023 la organización plantea la posibilidad de aterrizar en nuevas regiones como Francia, Benelux o Italia.

El dato es el centro de gravedad de Keepler y su actividad gira en torno a él, sobre todo con la alta demanda de muchas empresas que han migrado sus recursos a la nube, en gran medida. La organización ayuda a sus clientes a avanzar en el uso de la nube, a través de la integración de la inteligencia artificial dentro del proceso de datos de las empresas.

El dato es el centro de gravedad de Keepler y su actividad gira en torno a él

No obstante, el éxito de la compañía no solo radica en los servicios que ofrece, sino que uno de sus pilares básicos son las personas, en palabras de Juanma Aramburu: “Hemos tenido suerte porque hemos conseguido formar un equipo de personas con mucha capacidad y un nivel de rotación bajo. Esto ha sido posible gracias a un modelo de cultura que diseñamos incluso antes de saber lo que queríamos hacer. Nos planteamos ser una empresa atractiva para los perfiles técnicos, por eso, antes del estallido de la pandemia ya ofrecíamos bastante flexibilidad con la posibilidad de varios días de teletrabajo a la semana”.

Keepler apuesta porque en 2022 se verá un “crecimiento rotundo” en el ámbito de la nube pública y el uso de los datos en nube pública, puesto que “las compañías y su existencia dependen de que los datos de los clientes estén seguros y harán lo imposible porque eso suceda”, asegura el propio Aramburu.

Recientemente, la compañía ha recibido la competencia de Seguridad de Amazon Web Services (AWS), que reconoce el conocimiento y experiencia demostrada en la seguridad en la nube, en cada etapa de la adopción cloud, desde la migración inicial hasta la gestión diaria continua. Se trata de un hito muy importante para Keepler, ya que la seguridad y privacidad son dos de los aspectos más relevantes para las organizaciones y, por esto mismo, la compañía ha creado una nueva rama de servicios de seguridad en la nube, para interceptar todo lo que sucede en ella y generar un sistema que remedie automáticamente cualquier tipo de brecha de seguridad, en el mismo instante en que se produce.

En cuanto a la visión del mercado y su evolución en el futuro, el propio directivo asegura tenerlo claro: “El big data fue la tendencia en la parte de analítica descriptiva hasta 2020 y, desde 2019, la inteligencia artificial lo viene sustituyendo como principal reclamo. Muchos de nuestros clientes quieren empezar siempre la casa por el tejado, e irse directamente al Machine Learning más sofisticado, pero primero debemos hacer los deberes en el ámbito del gobierno del dato, del gobierno de la nube pública y en la modernización de sus plataformas”.

La multinacional continúa avanzando su andadura en España y buscará un incremento superior al 50% en sus ingresos a finales de 2022, a través de las diferentes soluciones que ofrece a las empresas: Modernización Data & Analytics, transición de clientes a la nube pública, gobierno del dato, inteligencia artificial, DataOps y MLOps, áreas que muchas organizaciones en todo el mundo ya consideran prioritarias.