Joan Monrabá, director general de Colt España.
Joan Monrabá, director general de Colt España.

La demanda de los consumidores de soluciones digitales nunca había sido mayor hasta la llegada de la pandemia. En los últimos meses, Colt ha aumentado entre un 30 y un 40% adicional en el tráfico de datos, con picos de hasta el 60% en el tráfico de voz, y algunos usuarios han solicitado, incluso, aumentar 20 veces su capacidad normal.

“Cuando planificábamos nuestro negocio para 2020, nos planteábamos un año de crecimiento. Nuestro plan no se ha podido seguir ejecutando. Sin embargo, estamos creciendo lo previsto, pero lo estamos haciendo de forma distinta, adaptándonos a las circunstancias”, ha señalado Joan Monrabá, director general de la filial (en la foto) en un encuentro con la prensa.

No en vano, “como operador telco, somos uno de los factores clave que han permitido que la economía de este país funcione y sigua funcionando”, ha subrayado. Además, ha confesado que el teletrabajo no los ha pillado desprevenidos, pues la compañía no era ajena al trabajo en remoto.

“El futuro habla de una carrera hacia el tiempo real en productos digitales, brindando una experiencia prácticamente presencial”

Así las cosas, Monrabá sostiene que lo que están demandando las empresas españolas es acceso a la nube, así como conexiones robustas, seguras y fiables entre CPD privados, sucursales y empleados. En otras palabras, conectar los centros de datos con la cloud y securizar estos accesos.  

Colt es una compañía orientada a servicios de voz y datos sobre fibra para empresas que “provee una red mundial única integrada o incrustada con el ecosistema de la nube, que tiene una oferta on demand que permite más automatización y menos intervención; que ofrece seguridad y cumplimiento normativo local en donde operamos; estandarización y experiencia única de cliente sin fisuras”, ha sentenciado el director general.

Banca y Seguros, Salud y Farmacéuticas, Media&Entertainment, Sector Público y servicios profesionales encontrarán grandes aliados en las nuevas tecnologías con IA, blockchain, IoT, analítica y seguridad cibernética

En concreto, la multinacional quiere poner en valor la infraestructura de fibra que tiene desplegada en todas las ciudades, con alta capilaridad y con capacidad de llegar a las urbes más importantes. Será imprescindible para el despliegue de 5G, de ahí que la ofrezca a operadores móviles que tengan necesidad de entregarla a sus clientes.

Complementa su fibra con cable submarino y con acuerdos con los grandes de la nube, con los que van renovando sus alianzas conforme van abriendo localizaciones.

Asimismo, puede comercializar anchos de banda de hasta 400Gb, una capacidad muy demanda por consumidores “insaciables” como las OTT. “Sus requisitos son exponenciales, conforme van teniendo más clientes, y nos empujan a tener esas capacidades tan enormes. El ritmo lo marcan ellos”, ha explicado.

Con más de 29.000 edificios empresariales conectados a la fibra de Colt, su red se expande por 32 países e interconecta más de 900 CPD. En España supera los 2.600 clientes, conecta con 51 data center y cuenta con áreas metropolitanas en Madrid, Barcelona y Valencia.

Principales tendenciasde este nuevo contexto productivo

  • C-19 como acelerador de tendencias existentes. El e-commerce ha registrado un crecimiento equivalente al acumulado en los últimos 10 años; la petición de soluciones digitales se ha disparado; se ha impulsado el re-shoring dada la capacidad de producción concentrada en China, ha aumentado la percepción de riegos y se aboga por una deslocalización de los sistemas; se asienta también la ubicuidad del puesto de trabajo.
  • Gestionar el negocio desde la distancia. Se va a pasar del working for home al working for anywhere. Entrevemos entornos de trabajo híbridos: oficina, casa y workcenters. Y esto supondrá la adecuación de las arquitecturas de comunicaciones y requisitos de seguridad.
  • Nuevas formas de trabajar. Desaceleración de activos inmobiliarios, pero no de conectividad (cambian, pero no caen). Aparecen nuevos centros logísticos, como consecuencia de la demanda de sistemas just-in-time; todo ello trae consigo nuevas topologías de red, con nuevas necesidasdes: amenazas de seguridad distintas y más difusas; y nuevas herramientas de trabajo en equipo, como MS Teams y otros se han impuesto.  
  • Roturas de cadenas de suministro & re-shoring. La excesiva concentración geográfica de proveedores se ha confirmado excesivamente arriesgada. Determinados componentes de la cadena diversificarán su ubicación (algo difícil de hacer porque cuesta conseguir los niveles de precio y productividad de China). De nuevo, todo esto traerá nuevos requisitos de conectividad.
  • Adopción de servicios híbridos en la nube. De ser arriesgados han pasado a estar ahí, se han acelerado. Se imponen las soluciones multicluoud gracias a su disponibilidad y la seguridad que ofrecen. El éxito en este campo está sujeto a disponer de una arquitectura de comunicaciones robusta, flexible y que se pueda adaptar los anchos de banda en tiempo real a las necesidades de cada momento.
  • Servicios on-demand. La compañía cuenta en este terreno con su propuesta Colt On-demand que proporciona un control de la red a las empresas: permite aumentar o disminuir el ancho de banda en tiempo real o provisionar nuevos circuitos en sedes pre conectadas, también al instante. Hace posible interconectar de forma flexible distintas sucursales desde la empresa, con sus CPD y proporcionar acceso a la nube adaptativo a cloud públicas y a Internet.
  • 5G y otras tecnologías emergentes como la IA. Los servicios móviles 5G van a crecer de forma sustancial, no se han visto afectados los despliegues. Pero, para que funcionan existe la necesidad de conectar a un backhaul de fibra, tanto en términos de densidad como de ancho de banda. Asimismo, Colt emplea tecnologías de Inteligencia Artificial, al igual que Edge computing, orquestación on-demand o blockahin para cierre de acuerdos mayoristas.