La fibra óptica y las micro y mini canalizaciones forman parte ya de las normas UNE sobre a la infraestructura que sirve de soporte a las redes de telecomunicaciones. Aotecha sido uno de los miembros del grupo de trabajo que se ha encargado de actualizar las normas de la serie 133.100, las cuales se aprobaron hace 20 años (2002) y que ahora se han renovado por completo.

La secretaria técnica de Aotec, Pilar Carmona, ha sido la representante de la asociación en la comisión de trabajo y ha participado en el acto de presentación de las normas, que tuvo lugar en la sede de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones en Madrid bajo la presidencia del director general de Telecomunicaciones, Arturo Azcorra, y con la presencia del director general de la Asociación Española de Normalización, Javier Garcia.

En la jornada también contó con la intervención del subdirector general de Operadores de Telecomunicaciones y presidente del Comité UNE de Telecomunicaciones, Pedro Alonso, y su coordinador de área José Antonio Rodríguez. Por parte del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) participó su director de Relaciones Institucionales y secretario del Subcomité UNE de Infraestructuras, Adrián Nogales y el miembro del grupo de trabajo de Ejercicio Profesional de la entidad, Agustín Rodrigo; en nombre de Fenitel su director gerente, Miguel Ángel García, y por parte de la Asociación Española de Normalización la directora de Programas de Normalización y Grupos de Interés, Paloma García.

Esta revisión, que se ha realizado con el consenso de todas las partes, aborda toda la serie 133.100 con cinco normas específicas: para las canalizaciones subterráneas; sobre las arquetas y cámaras de registro; sobre las infraestructuras en los tramos interurbanos; las líneas aéreas (postes de madera, hormigón o poliéster reforzado con fibra de vidrio) y las instalaciones por fachada. En ellas se han incorporado las nuevas tecnologías y sus requerimientos se han adaptado a las nuevas necesidades de las infraestructuras de telecomunicaciones. Todo ello con el fin de potenciar su eficiencia y calidad.

Las micro y mini canalizaciones, incluidas en las Normas UNE.
Las micro y mini canalizaciones, incluidas en las Normas UNE.

Así, en esta actualización, “se han contemplado las precauciones y las condiciones de instalación de las canalizaciones subterráneas, así como los materiales y las comprobaciones de obra ejecutada, los tipos de arquetas y cámaras para canalizar las telecomunicaciones según las dimensiones y los materiales constitutivos, las directrices para ejecutar una instalación en los tramos interurbanos, el establecimiento de las líneas áreas donde se definen la resistencia de los postes, los cables soportes y las precauciones en los procesos constructivos, y la instalación en fachada teniendo en cuenta la protección canalizada, los tendidos verticales, los tendidos acometidos por anillas y los cruces aéreos”, explican desde la asociación.

Agilizar concesión de licencias

“Las normas UNE son clave para el desarrollo de infraestructuras de telecomunicaciones de calidad y más eficientes y sostenibles, contribuyendo a impulsar la transformación digital”, señaló el director general de UNE, Javier García.

Por su parte, Carmona ha señalado que con este conjunto de normas actualizadas hará posible “agilizar la autorización de licencias y permisos que permitan a los operadores desplegar con más eficiencia y de forma más económica”. Así, se han introducido especificaciones sobre el el tendido de fibra óptica tanto en postes como en fachada.

Y también se incorporan las micro y mini canalizaciones. Estas permiten la construcción de infraestructuras de forma más económica, eficiente y rápida para cubrir largas distancias, algo esencial en el mundo rural. “Para poder llegar a todos los usuarios es necesario construir infraestructuras que lleguen a todas las zonas, y en muchas ocasiones los operadores querían ejecutar este tipo de infraestructuras y les faltaba un respaldo normativo ante la administración pública que permitiera su ejecución”, explica.

Necesidad imperiosa

Durante el encuentro se puso de relevancia que España es el tercer país en conectividad sólo por detrás de Dinamarca y Suecia, según el índice de Economía y Sociedad Digital 2021 de la Unión Europea (informe DESI). Así, el 92% de los hogares cuenta con cobertura de red fija de muy alta capacidad, aunque aún resta población por cubrir, fundamentalmente en las zonas rurales. En estas áreas la red de banda ancha ha crecido un 12% en el último año.

Por último, otra de las conclusiones del encuentro ha sido que las telecomunicaciones han pasado de estar asociadas al ocio en casa a convertirse en una prioridad en los hogares vinculados al trabajo o el estudio. “Sin embargo, no todos los hogares disponen de banda ancha suficiente, por lo que es esencial desarrollar infraestructuras de telecomunicaciones de calidad que garanticen una conexión adecuada a los ciudadanos e impulsen la transformación digital”, concluye la UNE.