Vodafone ofrecerá su fibra, servicios convergentes y de televisión en 1.191 nuevos municipios rurales en España, de los cuales 301 son ‘greenfield’ o zonas donde nunca antes ha habido cobertura de fibra óptica.

La operadora dará acceso a conectividad y redes de banda ancha fija a clientes ubicados principalmente en zonas rurales de 12 comunidades: Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja, Madrid, Navarra y la Región de Murcia. Así, llegará a más de un millón de unidades inmobiliarias ya desplegadas, la mayoría ubicadas en estas áreas.

Con este despliegue, realizado gracias al acuerdo firmado con Adamo, Vodafone podrá ofrecer sus servicios en zonas con alta demanda de conectividad dotando a estas zonas de redes de banda ancha fija.  En la actualidad, la red de fibra de la telco británica alcanza a 27,6 millones de unidades inmobiliarias entre fibra propia y acuerdos mayoristas.

Vodafone prosigue con su despliegue de fibra en la España rural.
Vodafone prosigue con su despliegue de fibra en la España rural.

Más de 120.000 clientes con móviles asegurados

Más de 120.000 clientes de Vodafone ya cuentan con el servicio Vodafone Care, el seguro para smartphones que la operadora ofrece en colaboración con Assurant, especialista global en este tipo de seguros.

Ofrece dos tipos de cobertura:

  • Daño Accidental, que cubre cualquier tipo de daño accidental que impida el correcto funcionamiento del smartphone. Se incluyen en esta cobertura tanto las roturas de pantalla como los daños por líquidos. Los clientes que eligen esta cobertura tienen sus teléfonos protegidos en caso de caídas que puedan originar la rotura de la pantalla o cualquier otro componente.
  • Protección total es la cobertura más completa, ya que añade la sustracción del smartphone por robo o carterismo a los imprevistos cubiertos en Daño Accidental. Se incluye cualquier acto violento en el que se sustraiga el teléfono o robos sin violencia como podría ser el robo del móvil en el metro.

Durante el último año fiscal (del 1 de abril de 2021 a 31 de marzo de 2022), Vodafone tramitó 15.000 siniestros relacionados con smartphones de sus clientes a través de este servicio, lo que implicó un ahorro de 400 euros de media por cliente. Esto supone un ahorro total estimado de 6 millones de euros.

Adicionalmente, con la reparación de estos terminales, Vodafone da una segunda oportunidad a cada smartphone y evita la generación de residuos por la compra de uno nuevo.