Telefónica ha decidido ralentizar el despliegue de fibra un 35% en respuesta a las limitaciones impuestas hace unas semanas por la CNMC y la obligación de abrir su red a los competidores en ciertas zonas de España.

Telefónica reta a la CNMC al frenar el despliegue de fibra
Telefónica reta a la CNMC al frenar el despliegue de fibra

Los hechos fueron los siguientes. El 19 de diciembre se daba a conocer la decisión del órgano regulador que obligaba a la compañía de César Alierta a compartir su red FTTH en todo el país, a excepción de 9 ciudades (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga o municipios como Badalona, Alcalá de Henares, Coslada o Móstoles), donde en el ente considera que existe suficiente competencia en este negocio. Hasta ese momento, otros operadores podrían acceder a ella pero ofreciendo únicamente conexiones de hasta 30 megas de bajada.

Ante esta sentencia, Telefónica señaló que esta medida disminuiría la rentabilidad de sus inversiones y crearía un modelo parasitario por lo que advertía de una posible parada en la expansión de fibra en nuestro país. Dicho y hecho, pues la operadora ha ordenado reducir el número de instalaciones. De 5,5 millones de hogares en 2015, la operadora ha rebajado su objetivo de llevar la fibra a 3,6 millones, con un ritmo de 300.000 hogares mensuales.

Esta decisión traerá como consecuencias la reducción del empleo de las empresas suministradores (que actualmente están generando cerca de 10.000 puestos indirectos) y, desde una perspectiva más amplia, que no se cumpla el plan de ofrecer FTTH en toda España en 2020.