En lo que se refiere a Siemens S.A., empresa cabecera del Grupo, el incremento de la facturación ha sido incluso superior a la media, con un incremento del 15,7 por ciento, alcanzando los 1.391 millones de euros (231.443 millones de pesetas), frente a los 1.202,5 millones de euros (alrededor de 200.000 millones de pesetas) del ejercicio 1998/99.

Por actividades, las relacionadas con las tecnologías de la información que engloba el área de Información y Comunicaciones (I+C) de Siemens S.A. y las filiales Elasa, Tecosa e IS2 han facturado 807,1 millones de euros (134.274 millones de pesetas) y ya representan más del 47 por ciento del volumen total de las ventas del Grupo en nuestro país. Esta distribución de las ventas es similar a la del resto de Siemens en el mundo, lo que nos da una estabilidad que hace cinco años no teníamos, aclaró Montes.

De cara al ejercicio fiscal 2000/2001 recién iniciado, el presidente de Siemens en España avanzó como principales tendencias el mantenimiento del crecimiento del Grupo, aunque incidió especialmente en la previsible evolución positiva del área de telecomunicaciones, donde subrayó la importancia de todo el negocio relacionado con la telefonía móvil y el UMTS.

Asimismo, señaló que después de un año en el que las inversiones han sido de mantenimiento, durante el ejercicio 2000/2001 se inicia una nueva etapa en la que se reactivarán las inversiones y supondrá, en el plazo de seis o siete años, duplicar las ventas del grupo. Siemens realizará un mayor esfuerzo en las áreas de recursos humanos, mejora de sus fábricas y tecnología. En relación a este último, Montes apuntó que el Grupo ha presentado más de 100 proyectos de I+D ante el ministerio de Ciencia y Tecnología.

A día de hoy se ha dado por cerrado un periodo de cinco años para poner a Siemens en la posición que tiene actualmente. Empezamos un ciclo, con retos nuevos en el que tenemos que aumentar el valor para el accionista. Estos objetivos son factibles ya que, como afirmó Montes, Siemens posee una cuenta de resultados saneada y estamos en condiciones de continuar creciendo de forma estable, concluyó.
El último año ha sido excepcional e irrepetible para el Grupo Siemens en España. Con estas palabras valoraba su presidente, Eduardo Montes, la trayectoria del Grupo durante el pasado año fiscal 1999/2000, en el que logró una cifra de ventas de 1.688,2 millones de euros (280.893 millones de pesetas), lo que representa un crecimiento del 9,2 por ciento respecto al ejercicio anterior.

Este incremento, según remarcó Montes, resulta más significativo si se tiene en cuenta las desinversiones realizadas en actividades de productos de informática, terminales puntos de venta y de autoservicio, que habrían aportado otros 180 millones de euros (30.000 millones de pesetas).

En opinión del ejecutivo de Siemens, lo más importante de la cifra alcanzada por el Grupo en España durante el último ejercicio es que se trata del quinto año en el que la compañía crece de forma ininterrumpida, de forma que la facturación de la compañía se ha multiplicado por 2,3 veces entre 1995 y 2000 y, además, lo ha hecho con una plantilla más reducida.