La definitiva salida, hace unas semanas, del accionariado de Airtel de BT ha dado las riendas de la operadora a Vodafone, convertido ahora en el auténtico dueño de la firma española, con más del 90 por ciento de sus acciones. Y esta nueva situación no ha tardado en dejarse notar.

Como primera medida, el presidente de Airtel, José Manuel Entrecanales anunciaba hace unos días que la operadora adoptará la denominación de su accionista mayoritario, Vodafone. Este cambio de nombre se realizará en dos fases en un primer momento, hacia el último trimestre de este año, la compañía comenzará a llamarse Airtel Vodafone. Después se deshará definitivamente de la denominación Airtel para operar únicamente como Vodafone.

Este cambio de denominación se enmarca dentro de la estrategia de Vodafone de centralizar la gestión de las operadoras que tiene repartidas por 25 países en el mundo y funcionar como una empresa global, con mando centralizado en Londres.

Esta última actuación de la británica, podría haber motivado la salida de Ignacio Sánchez Galán de Airtel hace escasos días. Este cambio en la cúpula directiva de la compañía ha levantado más de una especulación en el mercado que apunta desde disparidad de criterios entre Sánchez Galán y la estrategia adoptada por los responsables de Vodafone, hasta unas expectativas laborales no alcanzadas por parte del exconsejero dentro de la británica como posibles causas de su marcha.

La salida de Sánchez Galán de Airtel marca sin duda un antes y un después en la historia de la operadora. Consejero delegado desde su nacimiento en octubre de 1995, Sánchez Galán ha sido estratega y alma de la trayectoria seguida por la compañía, que le ha llevado a colocarse como el segundo operador móvil del mercado español.

Con más de siete millones de clientes y unas ventas anuales superiores a los 2.400 millones de euros (399.326 millones de pesetas), Airtel ha vivido continuas pugnas entre sus accionistas por hacerse con el control de la compañía, que han terminado con el control absoluto de la misma por parte de Vodafone.

El espíritu ganador y combativo de este Sánchez Galán se puso de manifiesto desde los primeros pasos del operador, cuando al preguntarle por las posibilidades de competir con Telefónica, afirmaba rotundamente que nos gana en cobertura, pero sólo en las áreas rurales, y hasta la fecha, que yo sepa, las encinas no utilizan móvil.