Tecnología Wi-Fi para controlar el aforo de las playas.
Tecnología Wi-Fi para controlar el aforo de las playas.

Llega el verano y muchos tendrán ganas de pisar la playa, pero con la “nueva normalidad” se impone la necesidad de evitar aglomeraciones y controlar el aforo. ¿Y cómo será posible mantener a raya el número de bañistas?

La empresa andaluza Galgus ha patentado una solución -en Europa y Estados Unidos- para gestionar el buen uso de las playas u otro espacio abierto que esté dotado de cobertura Wi-Fi que use su tecnología.

Galgus tiene una solución patentada que ofrece el estado de ocupación de estos entornos en tiempo real.
Galgus tiene una solución patentada que ofrece el estado de ocupación de estos entornos en tiempo real.

Así, en cualquier espacio donde esté desplegada su red de puntos de acceso inalámbricos, a través de su funcionalidad de “Analítica de Localización”, recopila información anónima sobre los usuarios que se encuentran en su área de influencia, estén conectados o no a su infraestructura. En otras palabras, ofrece el estado de ocupación de estos entornos en tiempo real, geolocalizando los terminales y proporcionando mediciones de dispositivos conectados y no conectados -garantizando en todo momento la privacidad-. Para ello emplea datos anónimos. Además, los usuarios no tienen que instalarse ninguna aplicación.

Esta tecnología ya ha sido desplegada en el Hotel Barceló Sancti-Petri, en Chiclana de la Frontera (Cádiz), que ofrece a sus huéspedes conectividad Wi-Fi incluso en la playa

Una alternativa “única”, no sólo por esta funcionalidad, sino también “por ser capaz de mejorar la experiencia de usuario de los habitantes y visitantes de las localidades de veraneo” al brindarles un servicio de Internet de calidad, tal y como indican desde la compañía.

Los responsables de Galgus estiman que para los ayuntamientos costeros supone la posibilidad de acceder a un centro de control en la nube, por tanto, accesible desde cualquier ubicación y que puede integrarse en otros aplicativos que se estén usando como pueden ser los de control de tráfico o cámaras de seguridad.

Su utilidad va más allá de la pandemia, es válida para cualquier entorno. No es algo que vaya a quedar obsoleto, sino que perdurará y seguirá dando un buen servicio

“Con esta herramienta, van a poder localizar dispositivos presentes en esa red, visualizarlos a través de mapas de calor que indiquen la densidad de personas en tiempo real, programar alertas cuando se alcance un parámetro dado o delimitar zonas acotadas (Geovallas), así como conocer la trazabilidad, esto es, por dónde han pasado esas personas y con quién han podido cruzarse”, afirma el doctor Pablo Aguilera, responsable de innovación de Galgus, que enfatiza que la inversión no se quedará obsoleta tras la pandemia.