Según un informe de , el despliegue de fibra hasta el hogar es un mercado al alza en Europa que alcanzará un valor de 125.000 millones de euros en todo el continente para finales de esta década. En España, líder europeo en despliegue de estas redes -con un 77% de la demanda ya instalada-, el valor del mercado ascenderá a los 16.000 millones de euroshasta 2030.

Las instalaciones de telecomunicaciones fijas están experimentando una mejora sin precedentes en los últimos tiempos y la demanda de banda ancha rápida no deja de aumentar en Europa

Tal y como señala la consultora, las instalaciones de telecomunicaciones fijas están experimentando una mejora sin precedentes en los últimos tiempos y la demanda de banda ancha rápida no deja de aumentar en Europa. No obstante, hasta el momento sólo se ha atendido entre el 45% y el 50% del mercado potencial de fibra hasta el hogar y, para finales de esta década, se espera que ésta llegue a otros 135 millones de hogares en los principales mercados europeos, generando un mercado de construcción de redes de 125.000 millones de euros.

Servicios como la conexión o el mantenimiento, que aumentarán hasta un 20% en 2025, supondrán hasta un 60% del gasto externo de las compañías de telecomunicaciones

En este sentido, Maarten de Wit, socio de Communications, Media & Technology de Oliver Wyman, destaca: “las oportunidades de inversión en el ámbito de la FTTH, tanto en despliegue como en el mantenimiento, son muy atractivas, como demuestran las recientes operaciones que se han producido en Europa protagonizadas por fondos de inversión como KKR, IFM o APG. Se trata de un mercado en ebullición que, además, contará con el respaldo de los fondos Next Generation de la Unión Europea”.

Despliegue de FTTH y mercado de conexión en los principales países europeos. Valor del mercado hasta 2030 en miles de millones de euros.
Despliegue de FTTH y mercado de conexión en los principales países europeos. Valor del mercado hasta 2030 en miles de millones de euros. Oliver Wyman.

Asimismo, el empuje sin precedentes otorgado por la pandemia de la Covid-19 al despliegue de fibra en el viejo continente ha impulsado la inversión pública que, se calcula, ascenderá a los 30.000 millones de euros hasta 2030 en mercados líderes como Alemania, Reino Unido o Francia, lo que supone entre un 25% y un 30% de su valor global.

Un cambio estructural en el empleo

Este aumento de la inversión pública y el empuje de la inversión privada -que se prevé aún mayor- dotará de un gran impulso a la actividad de despliegue de fibra, dando lugar a un cambio de paradigma en el sector que ya obliga a las compañías de telecomunicaciones a modificar su estrategia. En esta línea, si bien actualmente parte del trabajo de instalación, mantenimiento y reparación de redes ya se externaliza, con el aumento del FTTH Oliver Wyman augura un aumento considerable de las subcontrataciones.

En este sentido, tal y como se desprende del informe, el aumento de las redes de fibra modificará la composición del gasto externo de las compañías de telecomunicaciones y, si bien el despliegue continuará siendo un motor importante de inversión, las actividades recurrentes de redes fijas seguirán creciendo a una tasa anual de entre el 15% y el 20% hasta 2025 en materia de conexión y mantenimiento de FTTH, llegando a suponer hasta el 60% del gasto externo en 2030.

Estimaciones del gasto externo del mercado por actividad – Redes fijas en el mercado de las telecomunicaciones en miles de millones de euros en los principales mercados europeos, 2017- 2030.
Estimaciones del gasto externo del mercado por actividad – Redes fijas en el mercado de las telecomunicaciones en miles de millones de euros en los principales mercados europeos, 2017- 2030. Oliver Wyman.

Así, Oliver Wyman calcula que las nuevas empresas de servicios -como el despliegue de fibra- que se consolidan ante el nuevo paradigma tendrán una oportunidad de mercado de 8.000 millones de euros en materia de conexión, mantenimiento y reparación para finales de esta década.

En este contexto, el informe determina que las empresas de implantación de fibra que tengan éxito serán capaces de traducir la demanda de despliegue en un posicionamiento fuerte y sostenible en el mantenimiento de la red. Estas empresas, además de beneficiarse de este aumento, tendrán la oportunidad de aprovechar la tendencia de subcontratación en la instalación, mantenimiento y reparación de las redes. Como resultado de todo ello, su negocio no sólo crece rápidamente, sino que se mantendrá a largo plazo, pudiendo implicar valoraciones para este tipo de empresas de hasta 11 veces su EBITDA actual.