Crece el apetito por el Multi-access Edge Computing.
Crece el apetito por el Multi-access Edge Computing.

MEC son las siglas de Multi-access Edge Computing, una arquitectura que traslada la potencia de procesamiento y el contenido digital a los extremos de la red móvil para proporcionar una latencia más baja y un rendimiento más rápido a los usuarios finales. Esta tecnología está cada vez más en boga y así lo ponen de manifiesto varios estudios recientes.

Según Juniper Research el gasto global en MEC pasará de los 8.800 millones de dólares en 2022 a los 22.700 millones en 2027. Este crecimiento del 260% ??será impulsado por requisitos del aprendizaje automático local y la conectividad de baja latencia; habilitada por la tecnología 5G.

La investigación, , predice que se implementarán más de 3,4 millones de nodos MEC para 2027, mientras que en 2022 apenas se llegará al millón. El informe identifica a los vehículos autónomos y las ciudades inteligentes como beneficiarios clave del aumento de los despliegues de MEC, al permitir que el manejo de los datos generados por las conexiones en estas industrias se procese en los bordes de la red. Esto reducirá la tensión de la infraestructura al disminuir la distancia física que tendrán que recorrer los datos móviles.

El alcance global de MEC crecerá exponencialmente a medida que se expandan los operadores

El informe desvela que las asociaciones de operadores con empresas de tecnología ágil, como AWS, IBM y Microsoft, serán esenciales para lograr el crecimiento de los despliegues de nodos MEC. Pronostica que más de 1.600 millones de usuarios móviles tendrán acceso a servicios respaldados por nodos MEC para 2027; frente a los 390 millones del presente ejercicio. Además, se anticipa que la computación en la nube móvil (mobile cloud computing), será un servicio MEC muy valorado entre los usuarios móviles durante los próximos 5 años. Al migrar la potencia de procesamiento a la nube, a través de los nodos MEC, los consumidores se beneficiarán de una potencia de procesamiento más rápida y dispositivos con factores de forma más pequeños.

Esta tecnología aliviará el cuello de botella de la red

Además, el informe predice que la entrega de contenido digital, incluida la transmisión de video, los juegos en la nube y la realidad inmersiva, se beneficiará de la proximidad geográfica de los nodos MEC y aumentará la propuesta de valor al mejorar el almacenamiento en caché de video y la descarga computacional. Insta a los operadores a maximizar el alcance de los usuarios de MEC centrándose primero en las implementaciones urbanas.

Redes privadas

Por otra parte, Abi Research sostiene que los ingresos por implementaciones de Multi Access Edge Compute (MEC) para redes empresariales móviles privadas alcanzarán los 5.800 millones de dólares para 2030. Verticales como fabricación, logística, generación de energía y salud manifiestan un interés particular en este tipo de despliegues.

“Estas cifras resaltan el gran impulso que existe para la computación distribuida dentro de las redes privadas”, dice Leo Gergs, analista sénior de conectividad empresarial y mercados 5G en Abi Research. “La ofrece grandes ventajas a los empresarios y operadores de redes privadas”, continúa, “tanto desde el punto de vista comercial como técnico”. Dado que la distributed computing permite el procesamiento de cargas útiles en diferentes ubicaciones dentro de las redes privadas, reduce la tensión en el núcleo de la red móvil y, por lo tanto, permite un rendimiento de red más fluido. Además, en empresas totalmente digitalizadas, los datos se generarán en ubicaciones diferentes. Este avance permite que los datos se procesen mucho más cerca de su origen. “Al reducir la transmisión de datos entre el lugar de origen y el lugar de procesamiento, la computación distribuida reduce la latencia de extremo a extremo, ya que cualquier transmisión de datos evitable será eliminada”, explica Gergs.

La computación distribuida permitirá implementaciones de red más económicas

Desde un punto de vista comercial, la computación distribuida permitirá implementaciones de red más económicas, eliminando una de las barreras de entrada más importantes para las empresas que están planteándose implementar una red privada. Dado que esta tecnología permite la descarga de ciertas capacidades de procesamiento a la infraestructura pública existente (por ejemplo, una nube de un hiperescala), reducirá el coste total de propiedad (TCO) al reducir la cantidad de infraestructura dedicada necesaria a implementar en las instalaciones de la empresa. Sin embargo, siempre será necesario desplegar un cierto nivel de infraestructura dedicada para preservar la integridad de cada red empresarial.

Según Gergs, “las empresas a menudo transmiten datos muy confidenciales. Ningún empresario está preparado para ver este tipo de datos saliendo de las respectivas instalaciones. Como tal, los proveedores deben asegurarse de que estos datos siempre puedan permanecer en las instalaciones”.

Dado que la oportunidad de la computación distribuida es enorme, es probable que se convierta en la próxima ola de competencia e innovación.