Andrés Vicente, CEO de Ericsson Iberia.
Andrés Vicente, CEO de Ericsson Iberia.

El auténtico valor de las redes 5G se encuentra en las bandas medias, en los 3,5 GHz. Es en las mid-band donde se puede “disfrutar el 5G a pleno pulmón”, ha indicado Andrés Vicente, CEO de Ericsson Iberia (en la foto), en una reunión celebrada con la prensa. Según el directivo, Europa ya está perdiendo el tren en esta generación de redes móviles frente a Estados Unidos o China. En su opinión el viejo continente está avanzando en el modelo NSA mientras que los otros países la versión SA, autónoma, ya domina (Corea o China) o empieza a despuntar (Estados Unidos). Este dato es relevante porque hay determinados aplicativos que sólo funcionan sobre redes standalone.

“El despliegue de 5G requiere de la banda de 3,5 GHz para habilitar una capa de servicios diferentes a la que existe hoy”

En Corea del Sur y Taiwán el 90% de los habitantes cuenta con cobertura 5G en estas frecuencias, mientras que países de la UE y Reino Unido no llega al 20%. Estos datos sitúan al continente con 7 años de retraso frente a otras geografías que sí han apostado por este espectro entre las que se incluye Australia, por ejemplo. Tan sólo Suiza, como representante europeo, sigue el ritmo inversor en esta tecnología. Para acortar esa ventaja en cuanto a la capa de servicios, el directivo insiste en acelerar el despliegue en mid banda y la migración a SA.

Así las cosas, lo cierto es que en nuestro país la red 5G llegará al 100% de la población y al 87% de la geografía con la banda de 700 MHz. En cambio, con la banda media la cobertura será del 53% en términos de población y de sólo el 3% en geográficos.

"Acelerar la migración a standalone y la implementación en mid band permitirán acortar la distancia de 7 años de Europa frente a China o EE.UU."

El directivo advierte que, si no tomamos cartas en el asunto ya, puede pasar lo mismo que ocurrió con 4G, una tecnología que democratizó el acceso a Internet y en la que llevaron la delantera otras regiones del mundo.

No en vano, la contribución de 5G a la economía es clara, pero la de un 5G real que gracias a las velocidades y latencia que ofrece permita casos de usos con mucho potencial como AR inmersiva, coche autónomo, cloud gaming, live streaming... etcétera. A día de hoy y con los pronósticos que se barajan, España no va a estar a la altura de liderazgo de estos proyectos, ni los países de su entorno.  

La solución: 2.200 millones de euros más

Según estimaciones de la compañía sueca, los operadores de telecomunicaciones invertirán 14.300 millones de euros en el despliegue de redes 5G hasta 2040 en nuestro país. Este montante no es suficiente, “por un poco más España se convertiría en polo de inversión”. Ese poco más son 2.200 millones de euros incrementales que permitirían dibujar un escenario diferente concediendo una cobertura ubicua al 100% de la población en 3.5 Ghz.

No obstante, Andrés Vicente ha alabado el esfuerzo del Gobierno español por impulsar las redes 5G con diferentes ayudas e iniciativas para conectar los entornos rurales (UNICO), crear pasillos ferroviarios o invertir fondos en I+D, proyectos que ya están ejecutando.  “Pero con un poco de esfuerzo más pueden conseguir que España se coloque en una posición privilegiada como banco de pruebas de esta tecnología”.

Regulación de la ciberseguridad

El directivo ha recalcado que 5G se convertirá en la espina dorsal de la sociedad y la economía digitalizadas y sostenibles, es decir, de sectores estratégicos como redes de transporte, hospitales y elementos productivos; “5G va a conseguir que haya un gemelo digital del mundo”, ha manifestado Vicente. Precisamente por ese valor que ostenta, las redes de quinta generación representan nuevas amenazas y vectores de ataque y exige nuevos paradigmas de seguridad. Esto supone tenerla siempre en mente y tratarla de forma holística y estratégica. No en vano, “las redes, por mucha protección que tenga, tienen puntos de vulnerabilidad”, ha expuesto, debido a que poseen una arquitectura estándar. “Por eso creemos que el tema de la ciberseguridad es muy importante y debe ser regulado porque la amenaza es real. Hay que hacer un esfuerzo por estandarizar los criterios de seguridad”, ha sentenciado.

Ericsson cumple 100 años en España

España es el cuarto mercado de Ericsson en el mundo. Genera 2.300 empleos directos y cerca de 10.000 indirectos, con una cifra de negocio inducido de 223 millones de euros. Ente 2017 y 2019 la actividad de la compañía generó un impacto económico de unos 2.100 millones de euros y contribuyó al Estado con alrededor de 670 millones en impuestos.

Sede de Ericsson en Madrid.
Sede de Ericsson en Madrid.

El peso de I+D de la compañía en nuestro país es muy alto pues cuenta con tres centros de innovación (Madrid, Málaga y Barcelona). La mayor parte de la innovación del 'core' de la red de infraestructuras 5G de Ericsson para todo el mundo se desarrolla en España, y las redes 5G de la compañía desplegadas en Corea, EE. UU. y Europa se han diseñado en el centro de I+D del fabricante en la capital de España. De hecho, el 40% del tráfico mundial de móviles (380 operadores en 180 países) fluye a través de soluciones desarrolladas en Madrid.

Asimismo, desempeña un papel activo en la definición de casos de uso en 5G con compañías locales como los proyectos con Navantia, Gestamp, Ford, El Corte Inglés, Applus +IDIADA. Además de la contribución con operadoras tanto en la creación de Vodafone Labs como con Telefónica en el desarrollo de 5TONIC.