La nueva tecnología digital está en el corazón de los negocios y la sociedad. Pero el término "digital" no hace referencia a una sola tecnología, sino un conjunto de ellas como Internet de las Cosas (IoT), analítica, Inteligencia Artificial (AI) y también Ciberseguridad. En última instancia, la tecnología digital puede transformar radicalmente cómo funciona el mundo.

Por ejemplo, un fabricante puede aprovechar una línea de producción conectada y digitalizada para obtener una visión en tiempo real de las operaciones y realizar cambios con mayor rapidez, transformando su eficiencia. Otras instituciones, como las universidades, podrían alcanzar sus objetivos de investigación más rápido gracias a los cálculos de alto rendimiento y a las instrucciones mejorados para ofrecer más información, y con ello a su vez, ayudar a nuestra sociedad a comprender mejor el mundo en que vivimos.