Actualmente, las organizaciones de cualquier tipo recopilan y almacenan más datos que nunca. Estas ejecutan nuevas e innovadoras aplicaciones de escala web en paralelo a sus enormes bases de datos de Oracle Database, Microsoft SQL Server y SAP HANA, que tienen una gran importancia empresarial. Y a medida que la transformación digital permite que extraigan más valor empresarial de sus activos de datos, la única certeza irrefutable es que necesitan un montón de capacidad adicional para almacenar todos esos datos.

Para convertir la digitalización en una ventaja competitiva, las empresas han optado por el almacenamiento de datos flash para sus cargas de trabajo orientadas al rendimiento, debido a su velocidad, su fiabilidad y sus servicios de datos avanzados. Los arrays flash ofrecen eficiencias operativas y oportunidades de reducción de costes que pueden ayudar a facilitar la estrategia, la visión y la continuidad de las empresas. Sin embargo, la mayoría de las organizaciones han relegado las cargas de trabajo orientadas a la capacidad a un estatus secundario, en el que el factor más importante son los dólares por petabyte.