La Caixa e IBM han llegado a un acuerdo estratégico, de 10 años de duración, mediante el cual IBM se convierte en el socio tecnológico del banco. A través de esta alianza, IBM y la Sociedad de Servicios Informáticos del Grupo bancario (SILK) gestionarán el presupuesto de infraestructuras tecnológicas del grupo (más de 2.000 millones de euros en 10 años). El valor del contrato para IBM representa la mitad de este presupuesto. La mitad restante corresponde a la gestión por parte de SILK de servicios proporcionados por terceros.

IBM prestará servicios de infraestructura tecnológica, gestión de aplicaciones y operaciones. Asimismo, trabajará en los CPD de la caja, situados en los términos municipales de Cerdanyola del Vallés y Sant Cugat del Vallés (Barcelona). 

La colaboración de IBM supondrá un ahorro de 400 millones de euros para La Caixa a lo largo de la duración del contrato, gracias al incremento de la capacidad de gestión de mayores volúmenes de negocio y la puesta en marcha de proyectos de movilidad, redes sociales y cloud computing.
  Asimismo, facilitará el acceso a nuevas tecnologías y procesos de innovación en el entorno financiero con el fin de impulsar la evolución de su negocio, tanto en el ámbito nacional como internacional, consolidando a la entidad como una de las "líderes" en la incorporación de la tecnología al sector financiero.   Juan María Nin, director general de La Caixa, destaca que la entidad “se alía con uno de los líderes tecnológicos más reconocidos a nivel mundial para ofrecer mejores servicios a los clientes y obtener ventajas competitivas en un sector en el que la innovación y las nuevas tecnologías son estratégicas para crecer”.   El acuerdo también contempla la colaboración entre el Centro de Innovación de La Caixa-IBM en Barcelona y los centros de Research de IBM. Su objetivo es desarrollar ideas innovadoras con la intención de incrementar el valor de negocio mediante el acceso a las últimas tecnologías, capacidades de investigación e innovación en procesos de negocio.