Mastercardha dado un nuevo paso en su apuesta por la biometría aplicada a los pagos con una nueva prueba de concepto de pago por voz en el coche conectado. La demonstración ha sido presentada en la última edición del Demoday 2020 de Madrid in Motion, el hub de innovación de movilidad creado por Barrabes.biz para el Ayuntamiento de Madrid, que busca responder a los grandes retos de la movilidad urbana con la colaboración de instituciones, organizaciones, empresas líderes, startups y expertos en movilidad.

El plan se ha desarrollado junto con la startup Newport y su solución Phebe y la colaboración de SEAT, Repsol y Telpark
Pago por voz en el coche conectado
Pago por voz en el coche conectado

La prueba, desarrollada con la startup francesa Newport y su solución Phebe y la colaboración de SEAT, Repsol y Telpark, pone énfasis en la necesidad de facilitar la experiencia de usuario de los conductores y, sobre todo, hacer el viaje más seguro, evitando distracciones y permitiendo realizar todas las interacciones con el vehículo a través de la voz.

“Nuestra prueba de concepto, al facilitar el pago por voz de las compras habituales del vehículo mientras el usuario conduce, mejorará la experiencia del conductor y, sobre todo, hará el viaje más seguro, ya que evita interfaces visuales e implementa un sistema conversacional en el que todas las acciones se harán por voz. La utilización del móvil durante la conducción provoca aproximadamente un 20% de los accidentes al volante y, en muchos países, su uso mientras se conduce es ilegal. En definitiva, este sistema aporta seguridad, conveniencia y confianza”, ha explicado Ignacio González-Posada, director de Adquirencia y Aceptación de Mastercard España, sobre su funcionamiento durante la demostración.

Biometría como garantía del pago seguro

La autenticación es la clave de la ciberseguridad, y la biometría es una de las mejores opciones. Mastercard apuesta por el desarrollo de soluciones innovadoras como estas, basadas en la biometría, que faciliten la identificación del usuario por medio de sus huellas dactilares, al reconocimiento facial o, en este caso, la voz.

El pago por voz representa una clara oportunidad para realizar las transacciones habituales desde nuestro vehículo sin dejar de prestar atención a la conducción

La digitalización conlleva beneficios que van más allá de aportar una forma más sencilla de pagar. Cuando se trata del transporte, la seguridad es otro de los principales aspectos, tanto desde el punto de vista de los pasajeros como de los conductores. El pago dentro del vehículo, y más en movimiento, puede acarrear distracción al volante. Por eso, el pago por voz representa una clara oportunidad para realizar las transacciones habituales desde nuestro vehículo sin dejar de prestar atención a la conducción. A todo esto, se suma la cuestión de la higiene que, dadas las circunstancias actuales, se ha convertido en una de las grandes preocupaciones sociales.