A pesar del optimismo acerca de esta tecnología, la implementación de LPWAN todavía está en progreso. Así lo asegura GlobalData. Según la consultora, los lanzamientos de Red de área amplia de baja potencia (LPWAN) acapararon los titulares en 2017, ya que casi todos los operadores de telefonía móvil que ofrecen servicios de Internet de las cosas (IoT) se subieron al carro. A pesar de que la aceptación continúa y el optimismo permanece, todavía es pronto para la era LPWAN.

De acuerdo con la GSMA, hasta abril de 2018 hubo 48 lanzamientos (es decir, implementaciones en 48 países) de redes de banda estrecha IoT (NB-IoT) o LTE-M por parte de 26 operadores. De estos, 31 fueron de NB-IoT. Hay algunos operadores que están construyendo ambos o planean hacerlo en un futuro cercano, ya que cada tecnología tiene sus propios beneficios cuando se trata de problemas que incluyen costes de ancho de banda y soporte de voz.

LPWAN: tímido comienzo, futuro en el aire
LPWAN: tímido comienzo, futuro en el aire

Kathryn Weldon, directora de Investigación de Global Managed & Hosted Services en GlobalData, dice: "Como pueden atestiguar los operadores que han implementado la tecnología, la expectativa es que los costes más bajos y la duración prolongada de la batería de LPWAN atraerán a miles de empresas.
En particular, los casos de uso para la administración de energía o servicios públicos, el seguimiento de activos y las ciudades inteligentes, que a menudo requieren solo lecturas esporádicas o periódicas de sensores de equipos o activos remotos, proporcionarían la mayor parte de las oportunidades".

Sin embargo, en muchos de los planes públicos de marketing y monetización falta una estrategia que vaya más allá de la conectividad para ofrecer servicios de mayor valor, como gestión de conectividad y dispositivos, habilitación y gestión de aplicaciones, paquetes de hardware / software / conectividad integrados y soporte para roaming global de bajo coste.

La discusión sobre LPWAN, por otro lado, se ha centrado en la conectividad de bajo coste, que se supone que atrae un número tan grande de conexiones con la IoT, y que, a pesar del bajo ingreso promedio por usuario, las redes se pagarían por sí mismas.

Weldon concluye: "Para ser justos, todavía estamos en el comienzo de la era LPWAN. Pero los primeros rumores acerca de si estamos viendo un impulso y monetización alrededor de esta tecnología están comenzando a escucharse y las críticas son mixtas. Claramente hay cierta preocupación en la industria de que la anticipada captación masiva de LPWAN no se realizará tan fácilmente como esperaban, pero los despliegues continúan y el optimismo permanece, moderado con preocupaciones realistas sobre la mejor forma de monetizar las inversiones. Y, por supuesto, la gran apuesta es 5G; si 5G llega antes de lo esperado; puede desplazar LPWAN antes de que apenas hayan comenzado".