El ofrecerá a sus huéspedes la posibilidad de consultar la concentración de CO2 en interiores mediante tecnología de Internet de las cosas (IoT) y redes 0G. Concretamente, Sigfox y , especialista en digitalización de empresas mediante tecnologías inalámbricas, han desarrollado una solución pionera para el hotel balear para reducir el riesgo de contagio por coronavirus en interiores midiendo la concentración de CO2.

La transmisión de aerosoles (gotas suspendidas en el aire tras estornudar o hablar) es una de las causas más habituales de contagio por Covid y se ha demostrado que niveles de CO2 por encima de 1.000 ‘partes por millón’ o ppm, por sus siglas en inglés (una medida común que indica su concentración), aumentan considerablemente el riesgo de contagio por dicha vía. Asimismo, la acumulación de CO2 es un indicador útil para conocer el momento óptimo de ventilación, minimizar el gasto energético por una ventilación excesiva mientras se garantiza un entorno seguro.

Exteriores del hotel Alcúdia Garden.
Exteriores del hotel Alcúdia Garden.

La instalación de estos sensores junto a la red de Sigfox, viene a complementar el modelo “burbuja” que ha sido diseñado por el grupo Garden Hotels para proporcionar un efecto de seguridad y tranquilidad a los clientes y turistas durante su estancia. Este modelo se ha conseguido gracias a la instalación de un sistema de purificación ambiental y de superficies, fabricados en Estados Unidos y certificados por la Space Foundation de la NASA, cuyo sistema está basado en la fotocatálisis oxidativa, tecnología NCCTM (Natural Catalytic Converter), la nanotecnología más avanzada para procesos de regeneración y tratamiento del aire, a través de la cual se eliminan eficazmente hongos, esporas, mohos, bacterias, virus (con envoltura, como los coronavirus, gripe aviar, gripe A-H1N1), alérgenos, elementos contaminantes, compuestos orgánicos volátiles, partículas sólidas en suspensión, al igual que malos olores, humos, etc.

 Sigfox y Nexmachina han desplegado sensores en las instalaciones del hotel (en espacios comunes, como el comedor, cafetería y recepción) que miden constantemente la concentración de CO2. La solución consiste en el uso de sensores compatibles con la red 0G de Sigfox. Los dispositivos emiten una alerta automática cuando se supera un nivel excesivo de concentración de CO2 en el aire del edificio, indicando el momento óptimo para ventilar la instancia. Los sensores empleados presentan un intervalo de mediciones configurables hasta un mínimo de 10 minutos y una autonomía de la batería de más de 5 años.

Capturas de pantalla de la solución, que muestra la concentración de CO2 en las instalaciones del hotel.
Capturas de pantalla de la solución, que muestra la concentración de CO2 en las instalaciones del hotel.

Los dispositivos se caracterizan por su simplicidad dado que no requieren instalación previa, cables o conexión vía Wi-Fi o tarjetas de telefonía SIM, pues se apoyan en la red de radio 0G de Sigfox. Por tanto, el personal de mantenimiento del hotel tiene la seguridad de que estará en funcionamiento incluso ante caídas de Internet.

El Gobierno balear ya recoge en su manual de buenas prácticas para hosteleros la recomendación de medir la concentración de CO2 para evitar que alcance los 800 ppm

Prácticas como estas permitirán aprovechar la tecnología IoT y la conectividad 0G para ayudar a garantizar la seguridad de la campaña turística antes de la llegada del verano. En este sentido, el Gobierno balear ya recoge en su manual de buenas prácticas para hosteleros la recomendación de medir la concentración de CO2 para evitar que alcance los 800 ppm. Próximamente, se prevé que dicha recomendación pase a ser de obligado cumplimiento para los establecimientos baleares.

Según Gabriel Llobera, CEO del Grupo Garden Hotels, “queremos seguir marcando el camino de la innovación turística en Mallorca con proyectos que puedan aplicar la última tecnología y garantizar un entorno seguro para todos nuestros clientes y el destino”.

En palabras de Rebecca Crowe, managing director de Sigfox en España, “el sector turístico es vital para la economía española y nos alegra haber podido desplegar una solución pionera y replicable que sin duda ayudará a encarar la temporada estival con más garantías de seguridad”.