Mapa por Comunidades Autónomas de cobertura de banda ancha.
Mapa por Comunidades Autónomas de cobertura de banda ancha.

Un 13,4% de las zonas rurales en España no tiene acceso a Internet de al menos 30 Mbps de velocidad a través de redes terrestres, según datos del último informe de Cobertura de Banda Ancha publicado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación digital recogidos por Eurona, que apuesta decididamente por el satélite como forma de democratizar la conexión de calidad en estos lugares.

Este dato, aunque refleja un avance significativo en la penetración de cobertura en la España rural no cumple con el objetivo estatal de conectar con Internet de banda ancha al 90% de los ciudadanos de estos núcleos antes del 1 de enero de 2020. Además, esta situación se agrava para 1,82 millones de hogares que apenas puede acceder a una conexión ADSL a 2 Mbps de velocidad, de acuerdo al mismo estudio.

La brecha digital se está reduciendo, pero todavía un 13,4% de zonas rurales siguen sin Internet de banda ancha fija

A nivel nacional, la brecha digital también se reduce considerablemente, si bien todavía un 5,72% de la población, esto es casi 3 millones de ciudadanos, no tienen acceso a Internet de 30 Mbps. En este sentido, Canarias, donde un 10,4% de sus habitantes aún no acceden a la banda ancha, Baleares (un 10,27%) o Extremadura (9,92%) son las regiones más afectadas.

Estos datos se recrudecen aún más en un contexto de crisis sanitaria como el actual, donde Internet es más importante que nunca y se convierte, por otra parte, en una oportunidad para que la España Vaciada pueda atraer nuevos pobladores, garantizando actividades tan esenciales como el trabajo, la educación a distancia, la teleasistencia o el ocio y el entretenimiento online en estos meses.

El satélite, otra alternativa disponible

Así, aunque el despliegue de infraestructuras de acceso de banda ancha en España ha sido y es uno de los principales objetivos políticos y estratégicos, en línea con las premisas que marcan la Unión Europea y la mayoría de países de la OCDE, Eurona insiste en la importancia de la comunicación de otras alternativas disponibles para hacer frente a la brecha digital en las zonas rurales y solicita que una pequeña parte de los fondos europeos de recuperación se dediquen también a este fin mediante ayudas directas al usuario final.

Así, teniendo en cuenta las dificultades que presentan tecnologías terrestres como la fibra para llegar a la totalidad del territorio en el corto plazo, la compañía de telecomunicaciones recuerda la viabilidad e inmediatez de otras como el satélite para llevar la conexión de banda ancha a cualquier lugar.

Según Fernando Ojeda, consejero delegado de Eurona, “a pesar de los esfuerzos, vemos como una situación imprevisible como el COVID ha afectado de lleno a las zonas rurales, pues muchas de ellas no contaban con Internet como aliado para mantener su actividad en remoto. Ante esta situación de vulnerabilidad se hacen necesarias ayudas que contribuyan a revertir la situación y tecnologías como el satélite que resuelvan el problema evidente de la desconexión en los pueblos de una manera inmediata”.