La Diputación de Zamora y Eurona han alcanzado un acuerdo para llevar Internet de banda ancha por satélite a las cerca de 18.000 personas que todavía no tienen acceso a Internet de calidad en la provincia; una cifra que asciende hasta las 205.000 personas en Castilla y León.

En concreto, la compañía de telecomunicaciones dotará de Internet de alta velocidad a los vecinos de los pueblos de Videmala, Poyo, San Cristóbal de Aliste y Bermillo del Alba a través de la tecnología satélite, la única alternativa viable e inmediata para garantizar la plena conectividad a estos núcleos rurales donde otras tecnologías como la fibra no llegan.

La iniciativa de la Diputación de Zamora y Eurona tiene por objetivo acercar una de las necesidades más demandadas por la España rural como es el acceso a Internet de banda ancha a toda su población, acabando así con la brecha que divide todavía a los habitantes del medio rural y los del medio urbano.

El presidente de la Diputación de Zamora, Francisco José Requejo Rodríguez y la directora de Comunicación y Asuntos Públicos de Eurona.
El presidente de la Diputación de Zamora, Francisco José Requejo Rodríguez y la directora de Comunicación y Asuntos Públicos de Eurona.

Así, a través de un acceso a Internet de calidad, los vecinos de estos municipios incrementan las posibilidades de emprender su negocio rural, de acceder al teletrabajo o la educación online, de agilizar trámites burocráticos o incluso acceder a algo tan sencillo como el ocio y entretenimiento que proporcionan las redes sociales o las plataformas de vídeo en streaming.

El objetivo prioritario de Eurona es mejorar la vida de las personas que habitan en zonas rurales o de difícil acceso con tecnologías inalámbricas de banda ancha como el satélite, replicando las historias rurales de éxito logradas en los municipios zamoranos de Cobreros y Pedralba de la Pradería, y otras localidades castellanoleonesas como Guzmán y Santo Domingo de Silos en Burgos, Magaña y Cubos de la Solana en Soria, Sacramenia en Segovia o Mediana del Voltoya, en Ávila, entre otros.

Según Fernando Ojeda, consejero delegado de Eurona, “la crisis que estamos atravesando este 2020 en España ha evidenciado aún más la necesidad urgente de Internet en las zonas rurales a través de tecnologías viables e inmediatas como el satélite. Solo así es posible garantizar las comunicaciones y el acceso a servicios esenciales como el teletrabajo y la educación online en los pueblos, contribuyendo no sólo a la continuidad de la actividad económica y empresarial, sino también a atraer a nuevos pobladores al medio rural, llenando la España Vaciada de nuevas oportunidades”.