Ganadores del concurso “Internet patrimonio de todos”.
Ganadores del concurso “Internet patrimonio de todos”.

Valderrobres en Teruel, Zahara en Cádiz y Frías en Burgos son los pueblos ‘requetebonitos’ que disfrutarán de un año de Internet en sus espacios públicos tras hacerse con el concurso #InternetPatrimonioDeTodos promovido por la multinacional de telecomunicaciones Eurona y la .

La calidad y la originalidad de las propuestas presentadas ha llevado a Eurona a premiar no a dos -como estaba contemplado inicialmente- sino a tres municipios con conectividad de alta velocidad. El jurado, compuesto por periodistas y representantes institucionales comprometidos con la reducción de la brecha digital en el mundo rural, ha puesto en valor la singularidad y el alcance de las propuestas presentadas.

La calidad y creatividad de las propuestas ha llevado a Eurona a premiar a tres municipios, en lugar de a los dos previstos inicialmente, con conexión ultrarrápida en sus espacios públicos

Y es que los tres municipios que pertenecen a la Asociación desplegaron toda su creatividad para recrear en vídeo cómo la llegada de una conexión de banda ancha por satélite a sus localidades contribuiría a cambiarles la vida. En concreto, en , vecinos de todas las edades se convirtieron en protagonistas y reprodujeron en tono desenfadado y divertido, desde los puntos más emblemáticos del municipio, qué harían si llegara la banda ancha ultrarrápida a su localidad con casos tan cotidianos cómo mandar un Whatsapp o hacer una videoconferencia.

Por su parte, , en Cádiz, apeló a la emotividad para hacerse con el concurso y revivió una de las historias que tanto se están repitiendo desde que iniciara la pandemia: la posibilidad de volver a los pueblos dadas las posibilidades de teletrabajo que trae consigo Internet.

Igualmente, , en Burgos, confió en la interpretación de dos de sus vecinos más jóvenes para escenificar los problemas más comunes asociados a la falta de cobertura. La imposibilidad de recibir mensajes, de estudiar a distancia, de jugar a videojuegos e incluso de pagar con tarjeta son algunas de las situaciones que se viven día a día en esa localidad.

En las próximas semanas, se iniciarán las labores técnicas para que la conexión a Internet de alta velocidad sea una realidad en estos pueblos ‘requetebonitos’, donde tecnologías como la fibra todavía no llegan, pero donde el satélite se convierte en una solución viable e inmediata para garantizar una cobertura y velocidad de calidad.

Internet, patrimonio de todos

Con este tipo de iniciativas y teniendo en cuenta que, en la actualidad, todavía cerca de 3 millones de personas -casi el 6% de la población- no tiene acceso a una conexión a Internet de calidad, un problema que afecta sobre todo a las zonas rurales, Eurona defiende la necesidad de que Internet, un “derecho universal” reconocido por las Naciones Unidas, se convierta realmente en patrimonio de todos, independientemente del número de habitantes que viva en cada municipio y de su edad.

Según Fernando Ojeda, CEO de Eurona, “la llegada de Internet de alta velocidad es un estímulo que contribuye a reactivar la economía y la repoblación de estos municipios. Es un legado para impulsar todas las actividades vinculadas al turismo rural (alojamientos, gastronomía, ocio activo…), potenciar la creación de un nuevo tejido industrial vinculado al comercio electrónico, favorecer el teletrabajo o posibilitar la educación a distancia, entre otras opciones”.