Ametic, Asociación Multisectorial de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Contenidos Digitales, acoge favorablemente el procedimiento que está siguiendo la Comisión Europea para revisar las Directivas de Comunicaciones Electrónicas, que no se modificaban desde el año 2009, y han quedado obsoletas sin dar respuesta a los retos de una sociedad digital.

Ametic apoya la revisión de las Directivas de Comunicaciones Electrónicas de la CE
Ametic apoya la revisión de las Directivas de Comunicaciones Electrónicas de la CE

El rápido desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones representa una revolución que ha cambiado fundamentalmente la manera en que el ser humano piensa, actúa, se comunica y trabaja. La digitalización impregna todo y su impacto en la economía es enorme. La revolución digital es un hecho y Europa no puede seguir quedándose atrás. Es fundamental que Europa alcance los importantes objetivos que se han marcado en la estrategia Digital 2020, siendo necesario que se instaure un marco normativo nuevo que fomente la inversión, la innovación y la protección de los derechos de los consumidores.

La propuesta de Directiva Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas publicada ayer por la Comisión Europea, se encuadra dentro de las medidas seguidas para lograr un desarrollo efectivo del Mercado Digital Único Europeo.

Ametic comparte los objetivos que la CE declara perseguir con su propuesta de reforma, a saber, el acceso generalizado a conectividad ultra-rápida, la promoción de la competencia, el desarrollo del mercado interior mediante el incentivo a la inversión en redes (para lo que resulta crucial reducir la presión fiscal) y el interés de los ciudadanos.

Damos la bienvenida al enfoque favorable a incentivar las inversiones en infraestructuras de banda ancha ultrarrápida fija y móvil de todos los agentes del mercado, a la apuesta por reducir la regulación sectorial en favor de la regulación horizontal transversal al resto de sectores económicos,  la armonización de las políticas de espectro para evitar fragmentación, el establecimiento de un marco regulatorio más equilibrado que garantice las mismas reglas para los mismos servicios o la actualización de determinados preceptos que han quedado obsoletos como el Servicio Universal o la definición de los servicios.

La Asociación hace un llamamiento a la Comisión Europea, a los legisladores comunitarios y a los Estados miembros para garantizar que el texto final emanado del proceso de aprobación de la Directiva incorpore adecuadamente todos estos principios.