El grupo finlandés Nokia registró en el cuarto trimestre de 2003 un volumen de negocio de 8.800 millones de euros, una cifra similar a la del mismo período del año pasado y superior a sus previsiones, según informa la compañía. En lo que se refiere a Nokia Mobile Phones, su división de telefonía móvil, totalizó unos ingresos de 7.000 millones de euros, un 4 por ciento más que en 2002.

La previsión de la firma era mantener estables o incrementar ligeramente sus ingresos por venta de terminales móviles. Este aumento se explica por una evolución del mercado mejor de lo previsto, que ha supuesto un importante volumen para Nokia. De hecho, el grupo nórdico comercializó un total de 55,3 millones de aparatos en el último trimestre.

En cuanto a la división de redes, sus ventas alcanzaron los 1.700 millones de euros, frente a su previsión de 1.400 millones de euros, debido a que las inversiones de las operadoras resultaron más elevadas de lo previsto. Asimismo, Nokia estima que alcanzó un beneficio por acción de 0,28-0,29 euros en el cuatro trimestre, por encima de su último pronóstico, que apuntaba a un beneficio de entre 0,21 y 0,23 euros por acción.