Los distintos participantes en los procesos de diseño y producción podrán actuar simultáneamente sobre un mismo elemento desde las distintas sedes que el grupo dispone en todo el mundo. Fagor Arrasate, a la hora de concretar los objetivos de su último Plan Estratégico, fijó como una de sus prioridades “dar respuesta a las tendencias de globalización y crecimiento de negocio, consiguiendo un nivel de competitividad y satisfacción del cliente que nos permita ser líderes mundiales en el sector de máquina-herramienta por deformación”. Para lograr este objetivo incluyó la implantación de sistemas 3D en un marco de innovación del proceso de diseño extendido, considerándolo más allá de un simple cambio tecnológico.
En palabras de Enrique Ancín, jefe de Organización y Sistemas de Fagor Arrasate, “la verdadera preocupación radicaba en la mejora de todos los aspectos del proceso: los plazos del proyecto, el diseño, su rentabilidad, la fiabilidad de los productos entregados, el acceso a los esbozos y su comprensión, así como la colaboración en un entorno progresivamente más disperso por su propio crecimiento en un contexto de sinergias imprescindibles en los nuevos modelos empresariales”.