Por Ariadna González Ortiz Según información de la agencia EFE, el anuncio del buscador ha sido interpretado como la entrada de Google a los dominios de Microsoft, una empresa que creció hasta convertirse en un gigante gracias al liderazgo de su sistema operativo, Windows, y de su navegador, Explorer.
"Todos pasamos mucho tiempo en un navegador. Buscamos, chateamos, enviamos correos, compramos y leemos noticias en un navegador. Por eso, empezamos a pensar seriamente en cómo sería si lo diseñáramos desde cero", han afirmado en el blog Sundar Pichai, vicepresidente para la gestión de productos, y Linus Upson, director de ingeniería.
"La red ha evolucionado tanto, con las nuevas aplicaciones y programas, que nos dimos cuenta de que no necesitamos sólo un navegador, sino una nueva plataforma moderna", han añadido.
Con esta filosofía nació Chrome, un navegador "sencillo, simple y rápido" en apariencia, pero con una configuración preparada para acoger las aplicaciones y complejas que pueblan la red.
Una de las funciones nuevas que incorpora Chrome es la de aislar cada página web que abre, para evitar que, en caso de que se bloquee, colapse al resto.
No obstante, los directivos anunciaron que la versión que se va a difundir ahora es solo el inicio, ya que abrirán un foro de discusión para mejorarla antes de su lanzamiento definitivo.
Además, el programa tendrá un código abierto, por lo que los programadores podrán desarrollar sus propias aplicaciones, algo que ya ocurre con otros productos de Google.
En el blog, los directivos comentan también que habrá una versión de Chrome para Mac y para Linux.
En la actualidad, Microsoft cuenta con el 72% del mercado de los navegadores con el Explorer, a mucha distancia de Mozilla, de Firefox, que cuenta con el 20%, y Safari, de Apple, con el 6,4%