El Monasterio de Piedra, uno de los parajes históricos y turísticos más representativos de Aragón, ha acogido la tecnología TPV de Toshiba para su nueva infraestructura TI. El modelo escogido ha sido el Willpos A20 de la compañía japonesa. Una herrramienta que servirá para gestionar el hotel, los dos restaurantes, cafeterías, self-service y el spa. De esta manera, se dará servicio a los miles de visitantes que llegan a la zona cada año, convirtiéndole en el parque privado más concurrido de Europa.   El proyecto se ha encargado a la compañía A-J Cash, una empresa que lleva más de 30 años dedicada a la instalación de tecnologías para la automatización del comercio en distintos sectores, y que ha sido responsable del mantenimiento TI del complejo zaragozano durante los últimos quince años.

Para los responsables técnicos del Monasterio de Piedra, la elección se debe a las "mejores garantías en cuanto a calidad, robustez, durabilidad, rendimiento y vanguardia. Unos atributos que suponen menos costes, ya que los equipos fallan menos y precisan de un menor mantenimiento. Además, nos aseguramos que no se quedarán obsoletos hasta que la inversión esté más que amortizada”.
  Por su parte, Carlos Camarós, director comercial de la división retail de Toshiba, destaca que seguirán apostando por la "calidad y la innovación tecnológica. Queremos asegurar a los clientes, por un lado, escasos índices de fallos y reducidos costes de mantenimiento y, por otro, la mejora de la productividad basada en los últimos avances tecnológicos”.   Por último, hay que destacar los requisitos ecológicos que acabaron de inclinar la balanza a favor de Toshiba. Se ha puesto mucho énfasis en el control del consumo energético y en la reducción de emisiones de CO2. De hecho, el Willpos A20 es el TPV para restauración y hostelería que menos electricidad consume. La robustez que ofrece deriva en un menor número de residuos a lo largo de su vida útil, así como menos desplazamientos de técnicos gracias a su gestión remota.